Páginas vistas en total

martes, 23 de diciembre de 2014

Batasunización de la Izquierda, la del nueve

  



 (Diciembre suave, lector. Hum, huele a Navidad. Regalar a un amigo/a, regalarte, regalarme mi libro. ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo. Pídemelo. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)


   No de toda, de buena parte sí. De la que ahora encabeza los sondeos electorales, y de una facción considerable de PSOE, IU y  la izquierda nacionalista hablamos. ¿A qué otra afinidad electiva remitían los truculentos escraches de las “hadas” ante los domicilios de sólo algunos representantes electos? Conocíamos de sobra –excepto quien prefiera taparse los ojos- el arrobo con que desde siempre Iglesias&Monedero han contemplado la cosmovisión, los modos y maneras de la abertzalería. Tanto como al chavismo, a ellos los tomaban como modelo a seguir… hasta que por necesidades de disfraz, al asalto del Cielo del Poder, se despertaron un día convertidos en el más odioso insecto para ellos antes: probos socialdemócratas.
   
   Así, en la misma semana en que Pedro Sánchez motejaba al gobierno como “franquista” (fetiche al que asirse siempre en caso de apuros), bastó que el hijo problemático de un ex-alcalde del PSOE de un pueblo de Teruel estampara el coche cargado con bombonas y productos inflamables contra la sede central del Partido Popular para que una vez más en todo su esplendor brotase la prueba del nueve de la imitación de los esquemas batasunos.
     
   Nada menos que la eurodiputada de Podemos, Teresa Rodriguez, ante el ataque a la sede del PP –que así ella misma lo catalogaba-, tuiteó:
No hay que mirar las consecuencias (es decir, es igual que causara sólo destrozos materiales o tirara abajo el edificio entero, o se llevara por delante unas cuantas vidas) sino las causas y los responsables de que la gente llegue a este nivel de desesperación (o sea, las posibles víctimas se lo habrían tenido bien merecido, ellos son los responsables de su propio ataque, y no el elemento en cuestión, graciosamente subsumido en el genérico “la gente”, que alude a un Fuenteovejuna, claro).
     
   ¿Algo nuevo en esa ahora imprevista legitimación de la violencia? Nihil novo sub solem: ¡es el gemelo discurso empleado siempre por batasunos y cía para “comprender” el terrorismo etarra! ¡Pues mereció 640 inmediatos retuiteos por las redes sociales el mensajito de marras. ¿Y estos son los socialdemócratas? ¿No debería Pablo Iglesias, so pena de incurrir en complicidad con su eurodiputada borroka, desautorizarla de inmediato?
       
   Claro, si la eurodiputada de Podemos justifica el ataque a la sede del PP, qué vamos a esperar luego de algunos de sus fans hooligans. ¿Es asimismo casual que, tal y como hacían los batasunos, se ocupe Podemos en su último video de “encartelar” a varios periodistas, señalándolos como los Malos por antonomasia, y de una vez más en sus mensajes básicos exacerbar las pulsiones más primarias de los suyos con ese engrudo prototípico de odio y miedo bien revueltos? Ningún otro era y es el Canon habitual de la abertzalería.
   ¿En qué sobre todo consiste esta batasunización colectiva? En  sustituir, ¡ellos, que a menudo se las dan de doctos profesores universitarios!, el Discurso del Método por el Discurso del Odio.

    

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)



2 comentarios:

Sostrato de Cnido dijo...

Yo creo que no es un proceso de batasunización, es más que de vez en cuando se olvidan de ponerse la careta, y en algunos periodos de la historia se ven más legitimados para no llevarla

Un abrazo

Anónimo dijo...

La bajeza moral de una parte de la población no necesita ser demostrada. A fuego lento, pero continuo, la población ha ido asistiendo impertérrita y a veces regocijada cómo han caído muchos valores: salida de bolinagas, tantos que ni se habla ya de ellos, procesos de paaaazzz que han tenido como consecuencia que los etarras tengan el poder, etc... Todo ello tiene un precio y es que ahora ya casi nada importa... si acaso importa quien lo dice y qué fotogenia tiene.

La crisis económica es una bromita al lado de la crisis moral que tan graciosamente la cosa psoe ha ido alimentando con sus terceras vías, sus revoluciones, sus subversiones, demagogias, engaños y logses.


Cordial saludo. misael

PD. Es curioso, ignoraba que el escaparatista del butano, su padre, era de la cosa psoe: hay cosas que no sé por qué no se informan... es que el manido derecho a informar debe ser como los intermitentes del coche: "ahora sí, ahora no".