Páginas vistas en total

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Menudo show el de Bill Cosby

     


   (Diciembre a medias ya, lector. Hum, huele a Navidad. Regalar a un amigo/a, regalarte, regalarme mi libro. ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo. Pídemelo. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)


   Elegía siempre despampanantes mujeres. Sobre las alzas de su buena Fama se les acercaba para entablar amistad. En fiestas, en rodajes, en estudios, allí donde la ocasión surgiera y el monstruo interior se le despertara. Cuando conseguía estar a solas con ellas, galante y dentífrico les ofrecía una bebida, que como en las pelis de malvados, llevaba una droga dentro. Algunas de esas esculturales mujeres al segundo sorbito comprendían de golpe –el súbito resplandor que precede a ese paulatino reblandecimiento de la voluntad, a ese atontamiento general- lo que les estaba ocurriendo, aunque apenas podían ya resistirse. Abusaba de lo lindo entonces de ellas, sometía sus cuerpos al suyo, repetidas veces las violaba a placer y a menudo con violencia. 
      
   Si el tremebundo espectáculo de delitos sexuales protagonizados por Bill Cosby, que más de dos decenas de mujeres  han revelado –que nos descubren un depravado Calígula tras la exitosa carrera de comediante “entrañable”-  hubiera sido protagonizado por… que te digo, un Ronald Reagan, un Charlton Heston o así, no te cuento la que hasta en el último rincón del mundo –en artículos, canciones, series, camisetas, documentales, blogs- estaría montando el orfeón de la Publicística Mundial del Progreso, que cuando ponen a alguien en su lista negra, puede en verdad darse éste por chingado. Odiaríamos naturalmente todos a una como a un diablo a ese energúmeno hasta en la pura sopa… Cosby.
  
   Es el caso de Bill Cosby ahora, escuchamos... el silencio, laissez passer, parecen musitar quienes de verdad mueven las opiniones y las conciencias ciudadanas. ¿Y los transocéanicos movimientos feministas ante el caso Bill Cosby? Eso, pasando.



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

    

1 comentario:

Anónimo dijo...

Los muy supuestos delitos de Cosby, ¿ han sido filmados en video ? Seguramente no. Pues entonces no se puede acusar sin pruebas porque podría estigmatizar a las personas de raza negra, digo afroamericanos y afroamericanas, también a los afroeuropeos y afroeuropeas... y ahora que caigo a los afrorusos y afrorusas.

misael