Páginas vistas en total

jueves, 11 de diciembre de 2014

Risas y buena comida en Málaga, Errejón dixit

    

   (Diciembre ya, lector. Hum, huele a Navidad. Regalar a un amigo/a, regalarte, regalarme mi libro. ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo. Pídemelo. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)



   “Risas y buena comida en Málaga”, tuiteó autosatisfecho del todo el joven Errejón al mundo. Ese tuit suyo entonces, con la que alrededor estaba cayendo, se presta a retrucarle una demagogia tan facilona y simplota como la que a menudo los Líderes Sumos de los Podemos hasta la náusea explotan. ¿La misma medicina que ellos por tierra, mar y aire endiñan?
   
   En medio del apocalipsis miserabilista que ellos y los suyos proclaman –que si los más crueles desahucios, que si la dramática desnutrición infantil, que si la pobreza y la desesperanza dantesca entre las masas, que si los suicidios sin fin, que si, en fin, las carencias y el mar de las lágrimas entre casi todos- , daguerrotipo que busca a quienes no pensamos como ellos hacernos sentir culpables, resulta que entre los ácidos fermentadores de todo ese grumoso resentimiento social… “risas y buena comida” es lo que hay. Mientras alrededor el mísero Pueblo sufre y sufre, y vuelve a sufrir… risas y buena comida en lo alto del castillo entre ellos brilla.
      
   En modo alguno se trata de que no tengan los “profesionales de la solidaridad” derecho a las risas y a la buena comida. Faltaría más. Pero cuando con ese terrorífico tremendismo y con esa acritud extremas se predica y se llama al enfrentamiento abierto, acaso convenga antes mirarse uno el elitista ombligo. Si presumen ellos de “risas y buena comida”, si piensan que tienen pleno derecho a ello, quizás entonces haya muchas personas más que también lo tengan, y si pintan tan tétrico cuadro de llanto, depauperación y desesperación colectivas, que les lleva a justificar la violencia y el asalto a los supermercados, a qué viene jactarse entonces precisamente ellos de “risas y buena comida”.
   
   Si masivamente la gente alrededor las pasa canutas, se suicida y pasa hambre, y así de forma iracunda lo agitas y publicitas, el no detentar aún el Poder en modo alguno te exime de responsabilidad hacia ellos, y mucho menos te autoriza a alardear de “risas y buena comida”, pues dudaremos entonces de la pretendida pureza y sinceridad de esos sentimientos redentoristas.  
     
   En Málaga tuvo que ser, además. En el edén del “pecado original” podemita, allí donde mordió el joven Errejón la manzana de la Beca que su subordinado en el Partido en exclusiva para él le preparó –y que le supuso al edecán, do ut des, el ascenso en Podemos- las risas y la buena comida hubieron de ser.  Justo donde el desempleo juvenil y la malnutrición infantiles abundan, allí precisamente espolvoreó Errejón sus risas y su buena comida. Menudo rejón allí al Pueblo Sufriente ese tuit, sí.



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

     

1 comentario:

Anónimo dijo...

José Antonio, buenísimo (ficticio) ejercicio de la más pura demagogia populista que se gastan los podemos y otras ínfulas (como tu bobo) comunistas. La izquierda radical, valga la redundancia, tiene su ser en la confrontación, la eterna confrontación. Hace un siglo era la lucha obrera, hoy día es la (supuesta) igualdad de genero. La cuestión es siempre crear división para supuestamente abanderar a los buenos. Por cierto, la etimología de la palabra DIABLO es "el que divide". Asi que ya vemos que el padre de la mentira utiliza la división para llevar a cabo sus fines y sobre todo sobre todo, tener poder entre las personas.

Saludos cordiales. misael