Páginas vistas en total

viernes, 6 de febrero de 2015

Cuando las víctimas llaman traidor a Rajoy

       


   Si un día tronó en Cortes Rajoy contra Zapatero, zahiriéndolo como traidor a las víctimas del terrorismo, ahora son muchas de ellas, y sus allegados, las que en la Plaza de Colón a Rajoy, ay, lo gritan traidor. Motivos: el no instar, contra lo prometido, a la ilegalización del brazo político de los terroristas, el demostrado tancredismo ante la excarcelación de etarras, ante la liberación de Bolinaga, el ver a Ortega Lara fuera del Partido, a Consuelo Ordóñez igual, a María San Gil lo mismo, la liquidación del ejemplar PP vasco en pro de un PP allí que no se note-que no moleste-que no traspase, en fin, el paulatino distanciamiento desde el gobierno y desde el partido ante la AVT. Toda esa resuelta política de auto-negación –en clamoroso contraste con la tibieza mostrada ante los más enciscados adversarios-, ejecutada sin la más mínima explicación pública de las razones que puedan sostenerla, por fuerza resulta inconcebible.
      
   No se entiende cómo y por qué Rajoy obró, contra la lógica elemental de la Política, de esa suicida manera. No se comprende qué llevó a Rajoy a liquidar precisamente lo mejor que tenía el Partido Popular: el incomparable ejemplo de bravura heroica en defensa de la libertad de todos y de la nación española durante décadas de sus hombres y mujeres allí, perseguidos, amenazados, asesinados, y la íntima y duradera conexión con la sociedad que el vínculo con la asociación de las víctimas suponía, que había conseguido además la solidaridad efectiva y presencial de millones de españoles. ¿Acaso dispensa un maltrato parecido la Izquierda a sus clientelas naturales?
     
   Si resulta casi cristalino el que en general la Izquierda se mueve con ventaja en la contienda electoral, en la medida en que tiene intervenida, participada, “copada”, la mayoría de las instancias sociales (centros de trabajo, universidades, intelectuales, artistas, asociaciones de vecinos, oenegés, administración, sindicatos), si en general casi todos sus miembros orientan sus vidas hacia, para y por la política, en contraste con la apatía, el apoliticismo, la escasa movilización y cooperación, el desentendimiento y el sobrevuelo con el que la mayoría de la clientela liberal-conservadora enfoca la misma, menos aún se entiende esa auto-mutilación asestada por Rajoy a lo más valioso que tenía su partido.
     
   El apoyo y la vinculación con las asociaciones de víctimas del terrorismo era y es un resorte político crucial en la medida en que permite visibilizarse y constituirse como sujeto político ciudadano en la calle, crear esos vínculos emocionales duraderos entre sus miembros que hagan de ellos comunidad indestructible, además encarnados en personas reconocibles como iguales por cualquiera, y que expresan con sus propias vidas como pocos los valores esenciales que debe defender un partido liberal-conservador: la libertad y el valor y el bien que la unidad de la nación española para la mayoría de los españoles comporta. Era y es el contacto, en las instituciones y en la calle, con las víctimas del terrorismo lo que permitía ver a los Líderes populares justamente así, populares, y la plataforma social a partir de la cual competir con la izquierda en la pugna por la participación en los escenarios públicos, que al final lo es también en el imaginario simbólico de la ciudadanía.
  
   Sin contactos duraderos y visibles con sus bases sociales en la calle –los millones de votantes populares son gente normal, con manos y pies, que trabajan y tienen alegrías y penas como todos- los Líderes populares nos resultan estratosféricos miembros de una élite endomingada, a la que cualquier roce con la gente normal molesta. Y esa percepción, electoralmente, es suicida.  



    
(Febril febrero, lector. ¿Regalar a un amigo/a, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa) 

      

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"el demostrado tancredismo ante la excarcelación de etarras"

Qué bueno es vd. D. José... tancredismo dice... algunos, que por supuesto no tenemos pruebas, porque las intenciones de Rajoy sólo las conoce él mismo, algunos digo... pensamos que ha sido el gobierno de Rajoy el que ha promovido excarcelaciones desde la Audiencia Nacional, el que no ha puesto al Tribunal de Estrasburgo en su sitio y por contra se ha dado mucha prisa en aplicar, vía excarcelaciones, lo que los jueces europeos dictaban...

Porque... no me irá vd. a decir que la Audiencia Nacional no es "influenciable" políticamente... porque no me diga vd. que los fiscales no se "manchan la toga con el barro del camino" y que las sentencias de Estrasburgo no se las pasan los gobiernos por el arco del triunfo cada vez que quieren o les conviene.

Añade vd. también algo así de que a Rajoy le convendría políticamente acercarse a la víctimas del terrorismo... No D. José Antonio no ! Eso sería antes... porque desde que Zapatero se dedicó a decir que Otegui era hombre de paz a la vez que otros palmeros mediáticos hablaban de que las víctimas eran unos resentidas... todas estas ideas calaron en las lívidas meninges de nuestros connacionales y las victimas pasaron a apestados.


Con los asesinos etarras hemos pasado del "se pudrirán en la cárcel", en caliente, a excarcelarlos cuando la sociedad española ha estado suficientemente "trabajada".

misael


PD. Varoufakis ha vuelto a Grecia. Parece que su propuesta para "colocar" bonos perpetuos e indexados a crecimiento no haya tenido mucho éxito... No lo entiendo... sólo se trataba de cambiar bonos basura por estampitas...

Mari Carmen M.Marin dijo...

Muy bien! Justo, conciso, y "meridianamente" (como decia Rajoy) claro el articulo de J A del Pozo, todos los del PP lo deberian léer haber si se enteran de una vez por todas del porqué y del como han bajado ellos tanto y han subido tanto los "otros"
que parece que con la "miajica" que se arregla la économia ya van a salir con mayoria en las futuras elecciones. Que non, que non, que Rajoy no se entera o no quiere enterarse! Y mira que se lo dicen claro los cronistas como del Pozo.


Antonio dijo...

¿Qué o cómo son unos adversarios "enciscados"? Un aspirante a escritor tiene que cuidar estos "horrores" para que sus lectores no se envisquen.