Páginas vistas en total

sábado, 21 de febrero de 2015

Ocho gansadas básicas de Dani Rovira (en la Sexta)

   

     
   Sin dormir se fue Dani Rovira, presentador y triunfador de los Goya –me encanta su peli- a la Sexta, a la empresa-madre, a  ofrendar a Ana Pastor la primicia de su éxito… y yaque a hablar de política, a la perfección alineado con la Casa en un toma y daca de inenarrable nadería y ñoñería happy-flower.
  
   Puede que parezca irrelevante el desentrañar estos discursos en apariencia banales de las Figuras populares. Es, al contrario, decisivo hacerlo: en la medida en que aparecen en boca de reverenciadísimos referentes sociales, la eficacia de esos mensajes para difusa e inadvertidamente permear y reforzar, por ósmosis, por simple admiración y adhesión a su cálida imagen, las orientaciones con que la mayoría afín, y sobre todo la que se dice apolítica, encara luego lo político, es decir, el modo en que de forma indirecta pero inapelable moldean la opinión pública, es trascendental.  
   
    Se entiende de sobra la disposición psicológica del triunfador: a ver, que aunque mi caché, en esta podrida sociedad, se haya multiplicado por mil, tengo que decirme a mí y a todos que sigo siendo el mismo, que no olvido de dónde vengo y tal, total, cuatro chorradas aturulladamente progres a quién hacen mal, y si además se acoplan bien con el catecismo de la Cadena, dabuten manganuten.

   Y empieza la cosa. Después de reconocer que de lo que se trataba con el ministro Wert en la Gala era que “nos apetecía vacilarle, de buen rollo, pero… para qué vamos a gastar energías en decir lo mal que lo está haciendo si no vale para nada, pues vamos a pasárnoslo bien nosotros, y de confesar que él le da importancia a las críticas de la  gente que critica con conocimiento, comienza el peripolítico chorreo:

   1.- “Es curioso que con una película quizás se han conciliado muchísimas más partes que en muchos años de política”. Se refiere al problema etarra y a los Ocho apellidos vascos. Y sí, están leyendo bien, pretende nada menos que atribuir Rovira a la peli la mejora de la cuestión etarra… en detrimento de los políticos, claro, alguno de los cuales literalmente se dejaron en esa lucha la vida. Pareciera la ocurrencia, sí, un mal chiste en la boca de un alucinado egocéntrico.

   2.- “Es que si lo extrapolas en este país lo que falta es amor, y hace falta amor en los políticos de este país… si el político tuviese amor, empatía y un poquito de humanidad para el prójimo y demás… es que es tontería todo”. Si el político tuviese amor es tontería todo: he ahí el imperativo erótico-categórico que aniquilaría la aparente diabólica complejización de lo real en un pis pás de lucidez hacia lo guay. ¡Y que no vieran eso ni Aristóteles, ni Maquiavelo, ni Rousseau, ni Locke, ni Marx, ni Montesquieu! Bueno, Cicciolina un poco sí lo vió.   

   3.- “Te meten la pollita un poquito cada viernes… que es que ya me sale por la boca”. Le ha puesto Ana Pastor un recopilatorio de los monólogos que en la Casa Rovira ha facturado, y asegura ella que en la redacción “lloramos de la risa” viéndolos, tratándole sólo de gruesas y facilonas chabacanerías antigubernamentales como la arriba reseñada sobre los Consejos de Ministros, que en efecto dan ganas de llorar… de penosas que son.


   4.- “¿Me va a decir usted lo que siento yo por España?”. Le conduce la Pastor ahora a una supuesta polémica que en el TW tuvo Rovira con Esperanza Aguirre, “oh, esa señora… da miedo”. La burda manipulación que de la cosa hacen tan risueños ambos dos espadas sí que es de llorar de la risa, sí. Resulta que un pregón Aguirre dijo: “Lo peor son los antitaurinos que lo son esencialmente por ser antiespañoles y buscan desprestigiar y prohibir los toros por decreto”. Resulta que a Rovira no le gustan los toros, e ignorando voluntaria o involuntariamente que Aguirre no se refería a todos sino sólo a una parte muy real de aquellos –no hay una coma detrás de antitaurinos, que englobaría a todos; y Ana Pastor, al dar carta de naturaleza a esto, muestra más culpable mala fé o ignorancia- a través del Tw de esta fina guisa la interpeló: “¿Me va a decir usted lo que siento yo por España?”. Aun así por TW le señaló Aguirre la clamorosa confusión. Es igual, a los dos esa sal gruesa les vale para poner a caldo a la lideresa, sobre un maniqueo montaje en pantalla basado en una amenazante y sórdida silueta en negro de Esperanza frente a un Rovira aterrado. “Me ha encantado el montaje”, reconoce el cándido Rovira. Esto es el equipazo de realización”, remata Pastor.

(CONTINUARÁ)
Falta la traca, lector, la traca de Labordeta y las otras cuatro gansadas, que las dejo yo para MAÑANA, no vayas a cansarte tú de mí. 



(Febril febrero, lector. ¿Regalar a un amigo/a, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

No hay comentarios: