Páginas vistas en total

jueves, 12 de febrero de 2015

Vargas Llosa, Monedero, yo mismo

   



   Así, en sideral pódium dispuestos: el Nobel Escritor en lo más alto, medalla de oro, el famoso asesor-diseñador de monedas Monedero, a por la plata, y el muá, el anónimo escribano, la lata.
   Pues va  el grandioso escritor peruano y tuitea el 27 de enero:
   
   -El partido político español Podemos tiene un origen antisistema, se trata de un movimiento confuso.
    
   Loco yo por, siquiera una vez en la vida, sacar a todo un Premio Nobel –cuya obra literaria y política sobremanera admiro- de su extraña confusión, que a él personalmente además le incumbía, por aportar el rayito de mi discreta luz a la sombra de su desconocimiento, por un poco poner a tan descomunal astro en la órbita real de las cosas, me apresuré a responderle.
     
   -No tan confuso, don M. Sus Líderes son los herederos retropostmodernos de Marx. Su nº 3 pide un Tribunal popular para Ud.
      
   Sí, por alucinante que nos parezca, (Libertad Digital 19-7-14) el mediocre lamebotas del Comandantote Chávez, cuyos serviles videos de rastrera adulación al Líder -¡en pleno siglo XXI!- podrían incorporarse a las más vergonzosas antologías del Culto a la Personalidad de los Grandes Líderes Comunistas del terrible siglo XX, citando en La Tuerka a Zizek aseveró que “cuando lleven a Vargas Llosa delante de un tribunal popular, sus novelas serán un atenuante".
     
   Esa solución final maoísta reclamaba Monedero para el escritor peruano, sin aclarar qué nefandos crímenes, además de defender la ideología que más prosperidad para el mayor número de personas en la Historia logró, el escritor peruano ha cometido. De patético demócrata en otra ocasión lo tachó.
      
   ¿Iría a responderme algo el sobresaliente autor de La Fiesta del Chivo? Ni lo sueñes, compadre. El Olimpo debe sin duda ser muy atareadísimo cielo. Cómo para descender a decirle algo a una hormiguita… liberal. Fin de la cita, sí.



SINOPSIS DE “LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS”

   Me preguntaban ayer, “bueno, vale, ¿pero tu libro de qué va?”. Me hubiera gustado contestar lo de Woody Allen a propósito de “Guerra y Paz”: “Va de Rusia”. Decirle yo: “Va de las ilusiones”. Pero al escritor sin Nombre ni Contactos, esos lujos le están vedados. Tuve entonces que pensarlo.  
   Mi libro cuenta la historia de un cuarentón al que su mujer, que ha encontrado otro más alto, más fuerte y más guapo que él, le señala la puerta de salida de casa. Descubre entonces de golpe su minusvalía emocional: un paria en la tierra de los afectos. De cuanto le ocurre después, cuando ha de salir al mundo, que le es ancho y ajeno, para superar su zozobra, para engañar a su desconcierto. De lo duro que se le hace ese aprendizaje elemental de la supervivencia afectiva. De cómo hallará en la propia escritura, y en los humorísticos y sentimentales encuentros y desencuentros de la realidad, a trancas y barrancas, la brújula que le permita hallar al cabo su lugar al sol,  una imagen aceptable de sí mismo, y levantar así el muro de la obturación interna que le impide ver la belleza y el propio absurdo del mundo y de la vida, que es lo único que tenemos. De eso, de esas ínfulas buenas trata mi libro.
          
   

   

4 comentarios:

alp dijo...

Es alucinante..como dicen los modernos..yo flipo...un saludo desde Murcia....

Anónimo dijo...

Será confuso para Vargas Llosa y unos cuantos centenares de españoles lowcost.

Lo que veo raro es que un señor que es Nobel pueda decir que ve confuso lo que es simple obviedad... A ver si las novelas se las escribe el negro de Ana Rosa Quintana... eso explicaría muy bien su confusión.

misael

PD. ¿ Si en casa psoe largan a Gómez por 250 millones, qué deberían hacer en caza pzoe con zuzanita díaz por los 3000 millóne disimuládo ar pueblo ? Menuda confusión, esta sí, tiene el largo Sánchez.

Mari Carmen M.Marin dijo...

Confuso ...Imagino que lo diria para quedar moderadamente correcto. Yo pienso que sabe muy bien de que van.

saludos
marie

José Antonio del Pozo dijo...

Alp, Misael, Mari Carmen, gracias por vuestras disquisiciones.
saludos