Páginas vistas en total

miércoles, 30 de septiembre de 2015

La Presidenta abertzale de Navarra y la viuda de un guardia civil, qué episodio

   


    ¿Sabe Usted, Excelentísima Presidenta de Navarra, cómo asesinaron los heroicos abertzales al marido de esa viuda, a Juan Carlos Beiro, de vocación y de profesión nada más que guardia civil? Como a un conejo, a traición lo atrajeron para que retirara una pancarta que escondía la bomba, cuyo detonador, desde algún escondrijo cercano desde el que le podían ver, ellos sin miramiento alguno prendieron. Así destrozaron y liquidaron a su conejillo los heroicos abertzales. ¿Sabe lo que en euskera rezaba aquella pancarta? Guardia civil, mátalo aquí”. ¿Sabe, Usted, Excelentísima Presidenta de Navarra, que trece años después, sigue siendo el de Juan Carlos Beiro uno más de los más de trescientos asesinatos de la ETA aún por resolver?
     Sabiéndolo o no, la Presidenta de Navarra, Uxúe Barcos, decidió este año hacerse presente en el anual recuerdo que del guardia civil esa viuda y un puñado de valientes vecinos de Leiza –con un 80% de voto a Bildu- celebran. En Navarra gobiernan ahora los abertzales: los nacionalistas vascos más Bildu, más Podemos. La Señora Barcos ha puesto el mando de la Policía Foral en manos de alguien con inclinaciones bilduetarras… Pues allá que se plantó. Podría pensarse que acudía a abrazar a esa viuda, cuya vida quedó también entonces tronchada. Podría pensarse, sí.
     María José Rama, la viuda, tan sólo una mujer del común, harta de años reclamando contra todo justicia, por derecho, con la verdad quemándole el corazón, en sus palabras la interpeló: “Las cosas han cambiado en Navarra… Hay personas que hasta hoy nunca habían venido a este homenaje… Cómo es posible que personas que no llaman al terrorismo por su nombre pretendan honrar la memoria de una víctima… Me pregunto qué pensaría Carlos si viese que quienes desacreditan el trabajo de sus compañeros vienen hoy al sitio donde lo mataron, por ser precisamente, un guardia civil… Me pregunto cómo alguien que se apoya en quienes justifican a ETA para presidir un gobierno puede venir a un homenaje a un asesinado… Si mis hijos me preguntan el porqué de todo esto, sólo podré decirles que se trata de un ejercicio de cinismo… Estoy presente aquí para decir alto y claro a quienes ahora quieren recordar a Carlos que primero tienen que limpiar su conciencia”.
    Quienes escriben los discursos a los Reyes o a los Líderes de la Humanidad no podrían mejorar esas palabras de una mujer entera y cabal, el hondo caudal de esa verdad y de esa emoción esenciales. No abrieron pese a ello ningún telediario, descuida. Ante los medios presentes, la Presidenta de Navarra, política profesional al cabo, como pudo echó balones fuera. Podía pensarse entonces que iría a continuación a humanamente compadecerse, a de alguna manera algo de razón o de sola piedad –de solidaridad con ese dolor- a la viuda del guardia civil ofrecerle. Podía pensarse. Pero no. Como las imágenes atestiguan, con extraordinaria frialdad le acercó la mano para, soberbia, allí a la viuda rota espetarle: “Sólo una cosa: yo tengo la conciencia muy tranquila. Tú me has interpelado y yo te respondo. La dignidad de este gobierno está en que aquí estamos”.
      En esa marmórea impavidez –el cinismo que María Jose Rama dijo- de la Excelentísima Presidenta de Navarra para no conceder lo más mínimo siquiera a una viuda rota, en ese perenne y soberbio monopolio de la DIGNIDAD, en esa perpetua BUENA CONCIENCIA se quintaesencia la almendra de la superioridad moral en que anda siempre melopeica perdida la grey del Progreso. En ese, pequeño y a la vez enorme, episodio nacional quedó una vez más –como si el mismo Galdós lo hubiera escrito- expresada la maldición y la grandeza –representada ésta en la estampa de esa anónima y valerosa mujer- de la historia española. 

  





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS  
   A Armando, un cuarentón de clase media, un buen día su mujer le señala la puerta de salida de casa. Ella ha encontrado a otro más alto, más fuerte y más guapo que él. “Aprende a quererte y los demás te querrán”, le sentencia. Descubre entonces Armando, de golpe, su minusvalía emocional: un paria en la tierra de los afectos. Ha de salir y abrirse al mundo. A un mundo que, por temperamento, le es ancho y ajeno. Cómo superar su desconcierto, cómo sobrellevar esa zozobra, cómo suturar la herida… Cómo aprender a re-armarse como persona. En las asombrosas peripecias humorísticas, librescas y sentimentales que le suceden, en ese cúmulo de emocionantes encuentros y desencuentros… ¿hallará siquiera a medias Armando su lugar al sol?
10 euros por correo ordinario en España. Personalmente dedicadas. Pídelas en  josemp1961@yahoo.es

5 comentarios:

Anónimo dijo...

No lo pudo decir mejor María José. Puro cinismo. En lenguaje coloquial una sinvergüenza. Porque es falta de vergüenza por lo hecho en su gobierno, por poner la policia foral en manos etarras, lo que la califica sin ningún genero de dudas.

Estamos hartos de ver como ponen una vela a dios y diez al diablo. Estamos hartos. Ha sido su estrategia de siempre la de jugar al despiste, jugar a la imparcialidad de la suya neutralidad equidistante. La equidistancia que hay entre asesinos y vícitimas, entre pistolas y nucas... Ahí enmedio está Barcos, Urkully y si me apuras una parte del psoe. Todos son hijos cínicos de Arzallus y herederos del infame Arana.

misael

Caba dijo...

Di de lo que presumes y te diré de que careces. ¿Tienes limpia la conciencia Uxue? Pues seguramente será que no la tienes. Gracias María José por ser tan valiente y darnos un ejemplo a todos.

Anónimo dijo...

Bravo María José, tú si tienes limpia tu conciencia e íntegra tu dignidad.

Anónimo dijo...

Dice la Paloma Barkos que la viuda se equivoca, ya veremos como acabas tu legislatura o igual nos enseñas como se come la porquería de Bildu sin vomitar

Mari Carmen M.Marin dijo...

Magnifica la dignidad de esta viuda! Y aun mas grande cuando la "otra" no merece otro nombre, se le acerca y le coje la mano y Maria José no le escupe en la cara!

marie.