Páginas vistas en total

sábado, 19 de septiembre de 2015

¿Quién se acuerda ahora de los griegos?

   


   Ni el Tato, o sea, ni Monedero. Hace sólo dos meses, de creerles, estaban los pobres griegos suicidándose y muriéndose por miles a causa del capitalismo de los criminales, la Troika y el FMI. ¡Vuelven las SS!, clamó el chusquero Monedero a propósito de frau Merkel. Más: era tarea inaplazable de la Humanidad más Digna ayudar a fondo a los griegos moribundos. La Progresía, que no luce una bandera española ni por recomendación del markéting, se enamoró de la bandera griega: aquí y allá la plantaba, en los estaribeles de los Ayuntamientos Indignados resplandecía, en las camisetas de sus buenísimas gentes relucía. Recaudaban fondos por doquier, también en los internetes, todo por la Pasión griega.
     
   ¡Aguanta Tsipras, aguanta, que ya llegamos los buenos!, proclamó P Ig o la Dignidad. Pasó que Tsipras no aguantó, que se riló, que se cambió de bando… dejando a los Podemos entre las azucenas olvidados. Varoufakis es el Héroe, proclamó en el TW Llamazares. Héroe con Casoplón con vistas al Partenón, pensé yo. Pese a que, con nunca visto cinismo, Tsipras se pasó el sagrado mandato del sacrosanto Pueblo Griego por el Arco de su Señora, no importa, P Ig insistió, Tsipras es el Héroe. ¡Ha dado una lección!, encima sentenció ese chico listo, Errejón. Syriza se partió y mañana hay elección. ¿Quién se acuerda ahora de los pobres griegos?

   
   Esta sí que es una tragedia. Como la Izquierda maneja la Opinión Pública como le da la gana, como arrastra así de bien su cebo sobre los apolíticos y sobre quienes siguen la Política de refilón y con simplezas buenistas que les hacen sentirse maravillosos, como la Derecha no pelea la batalla por la Opinión Pública, como todo eso junto… silencio, ahora sobre el pretendido apocalipsis griego toca silencio. Tocan ahora los refugiados sirios: Wellcome.





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS

Porque a mi parecer un libro íntimo, no tanto porque nos revele interioridades escabrosas, sino porque sobre todo consiga con desnudez hablarnos como al oído de los paisajes esenciales del alma de quien lo escribió, es también uno de los más acabados símbolos por los que alguien ofrece al Otro –a quien físicamente no tiene delante, al que de otra forma difícilmente podría hacerlo- la propia mano. Esto soy. En estas historias –no en forma de un discurso, sino con destreza encarnadas en personajes vivos a los que les ocurren cosas, a quienes sorprenden los avatares amargos o alegres de la vida- late la urdimbre sentimental que hasta aquí me trajo.  Quiero ponerlas en común contigo. Quiero revivirlas a tu lado. Puede que te reconozcas también en ellas. Aquí tienes mi mano.

Por correo ordinario, 10 Euros; por correo certificado, 15 Euros. Personalmente dedicado, si quieres. Pídelas en    josemp1961@yahoo.es

      

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues así es... la opinión pública es conducida y tratada como borregos.
Y lo que es peor, no les falta razón, porque el rebaño se cree todo lo que le echen.

Ahora el foco en Grecia pero con el matiz de lucha heroica de la izquierda... ahora el foco en el ébola, pero con el matiz de qué mal lo hace el gobierno del PP, ahora el matiz en los refugiados, pero con el matiz de que tienen que formar tronera para hacer ruido mediatico para hacer nueva bandera de enganche, y el que no engancha queda descartado como fascista.

Así ha sido siempre y lo que es peor, los ratios PISA no indican que nada vaya a cambiar.

misael