Páginas vistas en total

lunes, 8 de febrero de 2016

El esmoking de P Ig y el vestido de Mónica Lewinsky

     


   Ahí lo tenemos, en la ópera buffa de los Goya, hecho ya todo un dandy el adán Paladín de la gente decente, que los votos y los focos bien valen un smoking, paladeando los fastos de un mundo pensábamos que nefasto, pues tanto admira que copietea el de los Ricos, es decir, el de los avariciosos explotadores que pisotean el cuello de la famélica legión, a galopar a galopar hasta enterrarlos en el mar.
    Si ante el Rey constitucional de España se planta arremangado en tejanos, macarrónico y como a punto de desenfundar, hélo aquí gentil pincel, leninista Beau Brummel de ocasión, con la medida embocadura en los dientes dientes rientes, la manita izquierda al bolso cual maniquí de pitiminí, mansa la derecha al flanco, oh, Juego de tronos, ah, juego de cromos, y qué no hemos de ver.
   El smoking de Iglesias, como el vestidito azul de la Lewinsky, poseen valor de emblema, de manchado símbolo, de presidencial felación uno, de colectiva sumisión otro, pues los Goya 2016 vinieron a evidenciar, smoking mediante, que los sucesores de la Ceja  se han pasado de hoz, martillo y coz al bando podemita, como demostró la colectiva ovación a Carmena allí, recientísimas las hazañas filoyihadetarras de su kulturcarmIglesias cogió su smoking, sí, aparcó esta vez la parka de los escraches borrokas, olvidó e hizo olvidar a todas aquellas nobles y puras almas allí congregadas que hace poco llamaba “a olvidar las mariconadas estas del teatro y vamos a aplicarle ahora la justicia proletaria a unos cuantos que yo me sé”.

   Sobre ese, más que academia, Sindicato Vertical del Cine  -Productores, Estrellazas, meritorios y pringaos, iguales y hermanados ahí todos, por las narices- tan puro e idealista que censura la millonaria y escandalosa corrupción propia que a costa de los ciudadanos malversa por miles las entradas vendidas, reinó esplendoroso el smoking de P Ig. A ver quién es el guapo que se atreve a señalarle que esos oropeles ostentosos,  todas esas preciosas pieles y lujosas mercancías, es decir, ese  smoking, simboliza y señala precisamente la crueldad codiciosa de los de Arriba… frente a los olvidados de abajo. 



  
   Febrero en candelero, amigo/a. ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. 

Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros.)

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

No hay comentarios: