Páginas vistas en total

viernes, 19 de febrero de 2016

Lo del potorro, prueba 669 del Reinado de la Mugre

    


   Para anunciarse en sociedad, una conservera dedicada a la amorosa elaboración de mermeladas y vegetales ha elegido como aparatoso eslogan aquesta leyenda: “Siente el sabor de un buen potorro en tu boca”. Y también: “Saborea un buen potorro”. Pues inmediatamente se ha convertido la marca conservera en un fenómeno viral en las redes sociales. Nos sirve, por supuesto, el multitudinario éxito del recurso al potorro (esa directísima apelación al mundo porno) como clamorosa y jugosa demostración, una prueba más, del reflejo de los valores y de los reflejos dominantes en esta época malhadada, que aquí caracterizamos tiempo ha como el Reinado de la Mugre, producto de la simbiosis entre la Telebasura entronizada en las principales pantallas más el anonimato y la instintiva instantaneidad que las redes sociales procuran. Es este bajuno y viral logo toda una llamada en regla al homo gañanis, genuino prototipo de esta era basurera, encantado por lo demás de conocerse y de revolcarse en su inmundicia. El malestar de la cultura, desde luego, y la burricie de la molicie, oh, yeah.


 RESUMEN DE “LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS”

   Me preguntaban ayer, “bueno, vale, ¿pero tu libro de qué va?”. Me hubiera gustado contestar lo de Woody Allen a propósito de “Guerra y Paz”: “Va de Rusia”. Decirle yo: “Va de las ilusiones”. Pero al escritor sin Nombre ni Contactos, esos lujos le están vedados. Tuve entonces que pensarlo.  
   Mi libro cuenta la historia de un cuarentón al que su mujer, que ha encontrado otro más alto, más fuerte y más guapo que él, le señala la puerta de salida de casa. Descubre entonces de golpe su minusvalía emocional: un paria en la tierra de los afectos. De cuanto le ocurre después, cuando ha de salir al mundo, que le es ancho y ajeno, para superar su zozobra, para engañar a su desconcierto. De lo duro que se le hace ese aprendizaje elemental de la supervivencia afectiva. De cómo hallará en la propia escritura, y en los humorísticos y sentimentales encuentros y desencuentros de la realidad, a trancas y barrancas, la brújula que le permita hallar al cabo su lugar al sol,  una imagen aceptable de sí mismo, y levantar así el muro de la obturación interna que le impide ver la belleza y el propio absurdo del mundo y de la vida, que es lo único que tenemos. De eso, de esas ínfulas buenas trata mi libro.

Pídemelas en josemp1961@yahoo.es    .  Precio: 10 euros por correo ordinario.

No hay comentarios: