Páginas vistas en total

martes, 23 de febrero de 2016

Historia de la modelo jamona liada con un chavalín de 13

   


   Al parecer, la jamónica modelo, Monique Motta a la sazón, 30 agostos sobre sus sinuosas caderas, hizo público su idilio con un mozalbete de 13 años, con suculentas pruebas de efusión amatoria por ambos añadidos al desaguadero de las redes sociales. “Amor da minha vida”, subtitula la modélica brasileira, a modo de comentario sobre alguna de esas sabrosonas imágenes. Salvado el hecho de la minoría de edad del figura, con independencia de que sea o no, con vaya usted a saber qué fenicias intenciones,  un falso escándalo, me parece que el truculento episodio si nos habla mucho del desorden amoroso que vivimos, ese campo sembrado de minas y desconcierto de las relaciones inter hombres y mujeres.
     Es lo que hay, es lo que se lleva ahora. Cualquiera, a poco que se adentre en cualquier antro  de nuestro país hoy, no especialmente cochambroso además, lo puede observar: Como se ha convertido el sexo –omnipresente en las pantallas- en la verdadera cifra que afirma y sanciona hoy el sentirse vivo o el sentirse muerto de las personas ante los demás y, ojito, ante su propio fuero íntimo, a menudo, con el mismo derecho que los varones castigadores y hasta con cierta dosis de simbólico desquite hacia el secular machismo en el lance, convenientemente maqueadas, numerosas mujeres maduras de lo lindo se ligotean y en público se filetean, porque pueden ellas y porque ellas lo valen, con jovencitos de muy buen ver anhelantes por descargar la tolvanera hirviente de sus gónadas, para escándalo de los amargados cincuentones, que, almas en pena, por las esquinas de los antros van derramando su contrariedad en términos no publicables aquí. Siempre al fondo el vacío y la soledad, me parece.
   Nada que alegar, por supuesto. Es el mundo que vivimos, y punto pelotas. Igualdad, igualdad, igualdad… en la casquería y en la chusquería. En fin, acaso el verdadero progreso consistiría –resabios de moralista ultramontano, han de ser- en que plagiaran los toscos varones las mejores cualidades femeninas, su mayor sensibilidad y autocontrol, por ejemplo. Me sirvió a mí la cosa para enhebrar aquí (27-1-2016)  un, creo, bien tragicómico relato:


   Así es que no sé si ante el caso de la modela jamona y el chavalín que ahora nos ocupa, nos reste sólo por añadir… ánimo, chaval, que sí se puede, sí se puede, sí se puede.  

(Alfredo Urdaci valorando en su Telediario mi libro, pínchalo, please)


   ¿Tienes que hacer un buen regalo? ¿Te gustaría leer y tener mi libro?
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS
154 pgs de humor, amoríos, aventuras e ilusiones.
Personalmente dedicadas. Puedes pedírmelas aquí, o escríbeme a   
josemp1961@yahoo.es  Puedes también pedir mi libro en una librería y ellos me contactan en josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. En España: 10 E por correo ordinario, 15 E por correo certificado.

4 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

¡Qué bueno! Mucha suerte, José Antonio. Yo ya hice los deberes...jeje

Respecto a la noticia...pffffffffffff (sin palabras).

José Antonio del Pozo dijo...

Gracias, Campu. Es verdad, tú me diste tu impulso generoso. Gracias. Un abrazo

Anónimo dijo...

¡Qué pena más grande Señor Del Pozo! Que se lo digo de verdad que estas cosas me deprimen mucho, muchísimo...ni en la literatura más atrevidamente naturalista el mundo se había despojado de la humanidad del alma de los seres pensantes...¿a qué santo vamos persiguiendo un Apocalipsis zombi o vampírico o vírico? Hace tiempo que los ejércitos de monstruos del espíritu han vaciado nuestros cuerpos del soplo divino que nos destacó un día de la carnaza y los nervios y músculos sanguinolentos...No tenemos salvación.
Mientras, espero con impaciencia su próximo libro.
Saludos

José Antonio del Pozo dijo...

Buenas lineas! Muchas gracias, amigo