Páginas vistas en total

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Balada triste de Toni Cantó

    

     Frente al cerrado sindicato de intereses mancomunados, tanto materiales como ideológicos, tanto directamente personales como genéricos, que la hegemónica izquierda cultural aglutina alrededor de la Ceja, una especie de blindado Acorazado Potemkin –y ver ahí a Concha Velasco, esa chica de la Cruz Roja, es de mucha risa- que con mano de hierro teledirige tanto el tejemaneje de sus directos negocietes como la más general fábrica de las conciencias en esta reserva espiritual española, los escasos integrantes del mundo de la Cultura no socialista, ninguneados,  desperdigados, acobardados y acomplejados, a menudo parecen el célebre ejército de Pancho Villa, siempre en permanente desbandada. Ellos sí que son en propiedad auténticos versos sueltos. Puede sin esfuerzo imaginarse uno el desaliento que han debido, por ejemplo, experimentar cada uno de ellos el otro día contemplando a la Presidenta de la CAM marcándose por todo lo alto un bailecito con el gran Sabina. ¿Sería imaginable, a la contra, a una rendida Sonsoles, o a la Sinde me da lo mismo, bailoteando un Último tango en Moncloa amarrado a los brazos de Tony Cantó?
    
      Acaba de hacer el actor valenciano unas muy jugosas declaraciones –una toma de postura “crítica” que dirían con marmórea solemnidad los de la Ceja si fuera aquél de su mismo tenor-  acerca del penoso establishment cultural que secularmente nos domina. “El mundo de la cultura ha sido muy cobarde… se creen los únicos valedores de una cultura progresista… al PSOE se le perdona todo y al PP no se le pasa ni una… al Gobierno se le ha visto el plumero y la gente se ha quedado callada… Pajín o Blanco en la empresa privada durarían dos telediarios… ojalá en otros ayuntamientos y comunidades gobernadas por el PSOE pudieran trabajar tanta gente adscrita a otros partidos como pasa en Madrid”. No es la primera vez que Cantó se manifiesta así, y no por ello dejan de ser arriegada sus posiciones, que acaso sólo más grado de ostracismo habrán de reportarle, en el contexto de la apabullante supremacía del aparatoso tinglado de los intereses creados que monopoliza la “intelligentsia progre” otorgando reconocimientos y oportunidades sin fin a quienes con ellos comulgan, mientras se condena al silencio a los demás.
    
     Sólo así se entiende que esté pasando casi desapercibida la obra (“Razas”) que del más que notable dramaturgo David Mamet el propio Cantó está ahora representando. Acaso porque, según explica Cantó, “la obra es una crítica directa al prejuicio racial y a la discriminación positiva… Mamet habla de lo políticamente correcto, si hay un gay en una obra tiene que ser bueno, si hay un negro o una mujer, también, porque si no, te van a llamar racista o machista. Todo se ha convertido en previsible y esto empobrece a la sociedad y a la cultura”. Y de esta forma el apasionante debate que para la Cultura pueden abrir los enjudiosos interrogantes de Mamet –es sin duda Mamet uno de los más singulares escritores de historias de los actuales, a las que sabe dotar de una tensión y una hondura argumentales inequívocas-  queda secuestrado, y pueden seguir los síndicos de la Ceja con su secular raca-raca que les lleva al cabo a danzar de lo lindo, encantados además de conocerse, incluso en los más distinguidos salones de la Derechona política, incapaz ésta de defender a los suyos (que son de todos, que en la Cultura no debería haber más bando que el  del talento) y deseosa de obtener la absolución de los expendedores oficiales de los títulos de demócratas.
    
    Y muy pocos como Cantó (tuve la suerte el año pasado de verle en El pez gordo, y me sorprendió del todo, lo reconozco, la completa destreza de su interpretación), como Brando en La ley del silencio, se atreve en público a denunciar este baile de máscaras. Y  la cosa es un poco triste, sí.  
                                             
      
       

8 comentarios:

Javir dijo...

Las disidencias no son gratuitas, amigo del Pozo. El hereje a la hoguera, y no de las vanidades.

Oportuna denuncia. Un abrazo y Feliz Navidad.

Aitor Mento dijo...

Vean ustedes la reacción de la "industria cultural" al rechazo parlamentario a la Ley Sinde.

Si no nos vemos antes, feliz Navidad a todos.

aspirante dijo...

Lo peor son los complejos de la derecha política y cultural, que se amilanan frente a un grupo de cantantes y actores (qué tendrá que ver su oficio con la cultura y la inteligencia, si los que escriben las canciones y los guiones son otros!) que sólo saben vivir de la subvención, nunca de sus ventas o de sus conciertos.
Felices fiestas y venturoso futuro.

Carver dijo...

Feliz navidad!. Gracias por tu comentario.
me ha parecido muy interesante tu blog.

Un abrazo.

S. Cid dijo...

Le había oído ya a Cantó declaraciones, si no estás, muy parecidas.

Tiene mérito que las haga en un país como éste. Probablemente le costará algún que otro contrato, además de más de una mala mirada (de esas que matan) salida de debajo de una ceja.

J. F. Sebastian dijo...

Sombrerazo. También tuve la suerte de verle en 'El pez gordo'. Fue todo un derroche de talento.

Cesar dijo...

Cuando yo era joven, comprenderá que no me acuerde de la fecha exacta, me preocupaba de lo que querían cenar todos y cada uno de los comensales invitados. Era un suplicio, se lo juro. A unos no les gustaba el cordero, los otros ninguneaban el pescado, algún torcido le hacía muecas a los caldos de la Ribeira Sacra, otro sentía aversión a los vinos con madera; me pasaba días pensando en todas la combinaciones. Pero eso se acabó, escritor. Ahora sólo hago excepciones con quienes son amigos desde hace más de 55 años. No sé si me entiende. Los demás han de cenar aquello que, con gran acierto he de añadir, les elijo. Y todo marcha como la seda. Conocen mis defectos y mis virtudes y se adaptan a ellas como el tornillo a la tuerca. (Bonita imagen). Quiero con ello decir, que cada cual piensa como le va en la gana y a mí ya no me impresionan ni los unos ni los otros ni los cartagineses ni los fenicios. De cuando en cuando echo un vistazo al BOE y me hago una idea aproximada de lo que hay.
Pero ha sido un placer leerlo de usted, a quien dios guarde muchos años.!
Felices Fiestas para usted y los suyos y todos sus inteligentes lectores.

José Antonio del Pozo dijo...

-Javir:la disidencia de las Vanidades, buen título.Otro para tí. Feliz Navidad
-Aitor Mento:gracias por el video tan hit. Feliz Navidad
-Aspirante:acomplejados, sí. Gracias e igual y más para usted
-Carver: gracias. Feliz Navidad
-S Cid: ya le ha costado, como a otros tantos
-JF Sebastian: muchísimas gracias. Celebro que le gustara tambien a usted Cantó en esa obra.
-Cesar:le entiendo, que además debe a usted gustarle y saber cocinar muy bien, así que su decisión tajante de elegir por ellos sólo puede suscitar aplausos. Ya le digo mi opinión, que son dos bandos desiguales, y que además en creación cultural el prisma ideológico debe ser secundario. También le deseo yo de verdad muy felices fiestas y muy buenos artículos para el año que se nos viene ya encima, y que todos lo disfrutemos en paz y compaña, don Cesar.