Páginas vistas en total

viernes, 10 de diciembre de 2010

Wikileaks: las revelaciones de un embajador cernícalo

    
     Y dijo la lumbrera diplomática de los Estados Unidos de América, tan admirables por tantas otras cosas que no sea por la inteligencia de sus embajadores, que es que es para nota el cúmulo de babeantes patochadas sin tregua de sus secretísimos cables, que no es de extrañar que a la vista de cosas como éstas deseen los contribuyentes norteamericanos mandarles a mamarla a Parla con toda su mamandurria, o como quiera que en Delaware llamen a lo que la Lewinsky practicábale en el despacho Oval a Mr Clinton:
-¿Zapatero? “Un astuto felino en la jungla que lleva mal que le den clases de algo”.
-¿Bono? “Un sabueso mediático”.
-¿Rubalcaba? “Muy capaz, serio, encantador, impactante, inteligente”.
-¿Blanco? “No fiable, no mira a los ojos cuando estrecha la mano”
-¿Chacón? “Lista, con el típico orgullo español, está desarrollando su sensibilidad política”.
-¿Moratinos? “Bienintencionado, su lealtad es con España, más que con Zapatero o con su propia carrera, idealista”.
    
      Lindezas así formaban la decisiva información confidencial que al parecer el embajador norteamericano cableaba a Washington como oro en paño reservado. Pues si el Departamento de Estado orienta su acción sobre el conocimiento del terreno que demuestran las susodichas filtraciones van apañados los que sobre sí soportan la máxima responsabilidad de las democracias liberales. Eso más parece obra de un cernícalo que de un analista de mínima enjundia. ¿Necesitan esos vacuos topicazos de Reader Deagest encriptada transmisión acaso?
    
     Vamos, que se imagina uno sin esfuerzo a los próceres nuestros (nuestros, nuestros) revolcándose de la risa a cuenta de la rendida fascinación que en su mediocridad peatonal han sido capaces de levantar en “el amigo americano”. Eso, con el portazo traicionero de Irak –a todos los aliados-, con la sentadita al paso de su bandera y con la proliferación de la estólida y anti-occidental Alianza de Civilizaciones incluidas, que si no, yo que sé, el señor embajador cernícalo va y pide el carnet en Gobelas, qué elemento. Sí, porque para ver a Zp como “felino astuto en la jungla” hay que estar pero que muy atiborrado de zetapeísmo, que ni los más fieles suyos, que sólo a Bambi en el bosque como mucho le asemejaban. Yo creo que la Lewinsky, con ser simple becaria, hubiera obtenido, si con plenos poderes nos la envían para acá, mucho más fiable información, y a mucho menor coste, que la aportada por este badulaque. ¿Y cuanto ganaba por despachar informes como estos el emisario de los USA que Bush mandó aquí?    
     
     Deberían los expertos psiquiatras pergeñar, pues, por encima incluso del célebre de Estocolmo, el “síndrome de los Madriles”, como prototípica desviación patológica de arrobamiento inmotivado del representante de la principal potencia democrática ante los amigos de Chávez, Evo, Castro y demás que te la metieron encima pero que muy bien doblada.
      
     ¿Quieren, señores del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, información certera de la verdadera naturaleza de quién ahora corta el bacalao al tran-trán en la monclovita gobernanza? Pues yo mismo, que ni a becario llego, gratis et amore, como el chivato traidor derechista y cateto que con uno va, se la ofrezco, porque todos lo pudimos ver, aunque no sé si todos en su verdad esencial repararon. Bueno,no tan gratis, que espero yo que a cambio de lo que aquí les dejo, do ut des, mi blog se difunda fulminante por las Américas todas y la legión de mis seguidores retratados aquí a la vera  de lo que escribo -y que tanto me inspiran- llegue a tres mil, y que mis maravillosos relatos inéditos hagan los pobres, igual que las folklóricas de antaño, las Américas y encuentren al fin editor que comprendan su maravilla única.
     Verán, ocurrió hace dos días. Rubalcaba ante la prensa, a propósito del Estado de Alarma: “Haremos todos los días una rueda de prensa”. Minutos más tarde en petit comité –pero ante sibilinos micrófonos testigos- Gallardón le inquiere: “¿váis a dar rueda de prensa cada día?”. Y el Señor del Faisán, categórico, responde: “Noooo”. Y Olé. Volvamos entonces al Wikileaks sobre él: ¿Capaz? Of course. ¿Serio? Se vé de sobra que no. ¿Encantador? De embajadores, desde luego; un encanto el señor Faisán. ¿Impactante? Ya nos le conocemos demasiado. ¿Inteligente? Según el informe Pisa, no mucho, aunque comparado con el Señor embajador, todo un crack, desde luego. Es moooi bueno. 
   

7 comentarios:

kufisto dijo...

Hola Jose Antonio,

los americanos son como los alemanes: sólo saben trabajar.

Ya lo decía Buñuel cuando fue por primera vez a América: "Estos son unos ingenuos".

Tengo un amigo que se patea Europa vendiendo sus productos y siempre me lo dice: "Kufisto, si los españoles estuviéramos unidos y tuviéramos buenos gobernantes seríamos los Amos del Mundo, te lo digo yo. Tenemos más ingenio que todos los europeos juntos, pero somos el ejército de Pancho Villa, cada uno va a su bola."

Saludos tron.

Reinhard dijo...

No extraña que esos documentos hayan sido robados: no son más que gilipolleces.

Natalia Pastor dijo...

Lo de Wikileaks es al "Watergate", lo mismo que el bocata de calamares a la "nouvelle cousine"; o sea,una entelequia.
Wikileaks es el marujeo diplomático en su máxima expresión, chismorreos del personal de embajadsa que se traduce en cables al Departamento de Estado con una trascendencia nula, de salón de peluquería.
No entiendo tanto revuelo.

Titania dijo...

Pues a mí me gustaría conocer a Rubalcaba.

José Antonio del Pozo dijo...

-Kufisto: interesante la frase de Buñuel, sí señor. Saludos
-Reinhard: además que lo son, pero ¿cuanto cuesta la bromita?
-Natalia: no se entiende ese empeño en mandar cifrados tanta majadería
-Titania: a mí a Luis Landero, que no sale tanto en los papeles y escribe muy bien

carmen dijo...

¿Me podría recomendar alguna de las obras de Landero que le hayan gustado especialmente? Conozco su nombre como escritor pero no he leído nada.Muchas gracias

carmen dijo...

Conozco a Luis Landero por su primera novela Juegos de la Edad Tardía, pero nunca leí nada de él ¿Me recomendaría alguna obra de él que le haya gustado especialmente? Gracias