Páginas vistas en total

viernes, 24 de diciembre de 2010

Una clamorosa luz (Relato, o algo así)

    
     Aquellos chicos malos le habían encerrado en el fondo de un arcón congelador  y debían luego haberse olvidado de él. Ahora sí que el frío empezaba a traspasar el plástico y le mordía ya con saña desde los pequeños dedos de los pies hacia las rodillas. Intentó Pablo forcejear entonces un poco por primera vez con el embalaje que le aprisionaba.
     Al terminar la fiesta de Navidad, cuando los profes y todo el mundo se habían ya despedido, Pablo se entretuvo a solas, como hacía a menudo,  empinado sobre los sucios y mal abrochados zapatos de suela de material, curioseando, tras sus gafotas rojas  torcidas un poco en diagonal sobre la cara taciturna, el mapa del mundo que la de Sociales había colocado a principio de curso en la pared del fondo. Desierto del… Ka-la-ha-ri, deletreó. Era aquella gran mancha tostada de África en la que, según la profe, el calor era tan sofocante que  la vida se hacía casi imposible allí. En  casa, Papá dejaba tan alto el termostato de la calefacción para que él por nada del mundo se enfriase, que muchas noches, sin poder aguantarlo más, harto de darle a la wii y de tragarse los anuncios de la tele antes de que él llegara, encaramado sobre una silla, abría entera la ventana de su habitación y ofrecía su cuerpo menudo a la intemperie y a la oscuridad reinante allá abajo,  aún a riesgo de pescarse una buena pulmonía. Entonces, ¿el Kalahari ese sería un poco como su casa durante esas noches?
     Papá, que llegaba siempre  tarde y cansado de la oficina, le encontraba a menudo dormido sobre la alfombra marrón de mezclilla. Sin quitarse la baqueteada gabardina oscura, le cogía en brazos para meterle bajo las mantas. Le arropaba y se demoraba un momento mirándole. Se encontraban un instante entonces sus ojos, soñolientos unos y un punto amargos los otros, y aunque su padre ponía cara siempre de querer revelarle millones de cosas decisivas a la vez, sólo atinaba al fin a darle unas deslavazadas buenas noches.
 
    
     Estaba tan abstraído que no los vio venir. Eran cuatro, o más. Se abalanzaron entre risotadas sobre él, Le echaron un abrigo oscuro sobre la cabeza, como si llevaran largo tiempo preparándolo todo. Debían ser repetidores de algún curso superior, con ganas de llevar a cabo una trastada muy planeada con la que sacudirse de paso el propio aburrimiento. Pablo apenas opuso resistencia. ¿Qué podía hacer él contra esos cuatro mayorzotes, sino esperar  que todo pasara pronto?
     Lo arrastraron hasta la cocina del colegio. Entre todos lo tendieron, con pies y brazos bien pegados al cuerpo, sobre una mesa de trabajo y vestido como iba, con el jersey granate, que le venía algo grande, y el pantalón marengo del uniforme escolar encima, comenzaron a envolverle bien fuerte de pies a cabeza con una gran bobina de plástico transparente, de esas que se usan para congelar en las cámaras frigoríficas los alimentos. Al cabo parecía Pablo una pequeña momia transparente, algo cómica su imagen de faraoncito petrificado, con  el pelo y la nariz espachurrados contra el plástico duro. Dejaron sobre su cabeza  un arrugado resquicio en vertical chimenea por el que entrara un poco de aire. Así tendido  le depositaron al fondo del arcón vacío y desde allí contempló Pablo, resignado, las cuatro cabezas asomadas un metro por encima de él, las melenas verticales apuntándole a los ojos, algo desfiguradas las caras por las muecas del jolgorio, antes que sobre él cerraran la  puerta del congelador.
    
      Aun sumido en medio de aquella completa oscuridad, en la que sólo se escuchaba el continuo run-rún del pequeño motor, maniatado e inerme como se hallaba, imaginaba Pablo sobre sí sucesivas capas de  escarcha  posándose con suavidad de mariposas blancas sobre todo su cuerpo, como si cuantiosos copos de nieve  fueran poco a poco recubriéndole los hombros y las cejas, como  esos soldados abandonados en el campo de batalla sobre los que una pacífica y fenomenal nevada descendiera sin cesar desde los cielos condecorándolos con su misma pureza. De momento el embalaje le mantenía a salvo del frío y Pablo se acomodó a la idea de que allí pasaría, en el fondo del arcón congelador, todas las Navidades. Bueno, pensó, hay muchas cosas peores, y seguro que si era capaz de dormirse a tope, de dormirse y dormirse a base de bien, al despertar ya las Navidades habrían pasado. Era cuestión sólo de cerrar los ojos y todo pasaría.

     Sólo que, aunque lo intentaba, no era capaz de conseguirlo. No podía moverse, estaba todo en tinieblas, le picaba la nariz. El frío comenzaba lentamente, como un fantasma sinuoso, a atravesar las primeras fronteras abullonadas de las envolturas y a penetrar con la insidia de su filo punzante más y más plegados revestimientos internos. Se le ocurrió a Pablo entonces que si pensaba mucho en el Kalahari, si representaba en su imaginación con viveza el espantoso calor que allí hacía,  ese sol abrasador en medio del desierto, en las más altas horas del día, como un mazazo de fuego inmisericorde sobre las dunas  achicharradas, y esa arena calcinada sobre la que le arderían los pies sin piedad, mucho más de lo que quemaban los sofocantes radiadores de su habitación estas noches,  -cómo se las apañarían los pobres camellos bajo ese sol aniquilador-, si eso hacía, se hallaría a salvo del frío. Y durante un buen rato así fue.
     Pero al cabo el lengüetazo hipnótico del frío iba macerando su voluntad, aletargándole poco a poco en un sopor helado, como si con siniestro aliento fuera apagando a vaharadas una tras otra los cientos de pequeñas velas encendidas que en el interior de Pablo  le mantenían alerta. Trató, entumecido ya, en un último impulso de infantil  rabia concentrada, de sacudirse la emboscada criminal del frío y de la presión del caparazón de plástico que le inmovilizaba, pero fue en vano.  Sintió entonces Pablo que estaba a punto de parársele el corazón, que la sangre se le espesaba en las venas, que se abandonaba a un mar cenagoso y oscurísimo. Se rindió.
    
     Era como si la oscuridad total se hiciese más y más oscura si cabe por momentos a su alrededor, como si su cuerpo resbalase continuamente ladera abajo hacia una sima impensable que le iba ya devorando sin él apenas oponer nada, hasta que de pronto todo cesó y en lo alto una clamorosa luz anaranjada, que descorriera con su grito insólito un  telón muy negro, pareció un sol nuevo. Una presencia extraña que Pablo no podía aún adivinar, ni por tanto descifrar, le zarandeaba y tiraba de él hacia arriba y le golpeaba contra ella, como si a tirones quisiera arrancarle una y otra vez su gélida piel empañada,  al tiempo que le soplaba y le soplaba sobre las gafas rojas, casi en diagonal sobre su cara lívida, “mírame, Pablo, mírame” , y vio primero la oscura gabardina baqueteada, mojada en círculos, luego el arcón congelador debajo suyo y la cocina de su colegio, y encontró otra vez los ojos, esta vez un punto vidriados, de su padre contra los suyos soñolientos, como si una noche más acabara de despertarle al volver tarde del trabajo y fuera   en sus brazos a meterle bajo las mantas, tan calentitas, “Papá, Papá, que creo que ya es Navidad”, le dijo, como si de entre jirones de plástico hubiese germinado. Y se apretó entonces Pablo bien fuerte contra él.  
  
       
    
         

15 comentarios:

Javir dijo...

Ni Kalaharis ni ojos cerrados, amigo del Pozo. Es la mano del cariño la que nos salva.

Feliz Navidad. Un fuerte abrazo

Aitor Mento dijo...

El Anchoari de la Cantabria Infinita y Más allá les desea Feliz Navidad.

Y yo también.

Abrazos.

Neo... dijo...

Feliz Natividad.

Que Dios te bendiga a ti y a todos tus familiares y seres queridos.

Cesar dijo...

Lo ve usted, Sr. Del Pozo, por mucho frío que haga un abrazo deshace témpanos.
Abracemos todos en esta noche, la noche en que mucha gente conoce la más hiriente y compartida de las soledades, abracemos todos digo a Zapatero, no le dejemos sólo en la laguna Estigia de sus pensamientos; en este amargo tránsito hasta la nada más profunda. Amén.

Otra vez Felices Fiestas. Y para Pablo.

sol pau dijo...

Precioso relato, escribes maravillosamente. Enhorabuena. Te deseo toda la felicidad

MTeresa dijo...

Es un magnífico relato,
me ha encantado
y expresa a la perfección
la realidad de la vida,
esos chios malos
y la bondad que transpasa
límite y fronteras.
FELIZ NAVIDAD

aspirante dijo...

Hermoso y aterrador.
Feliz Navidad y venturoso futuro.

Ángeles Hernández dijo...

Querido Jose Antonio.

Las devociones y ob ligaciones familiares ( a dios gracias) no me permiten leer tus jugosos artículos como mereces, creo que mañana...

Te deseo muchas felicidades y que nunca te falte esa fuerza y ese humor para seguir escribiendo.

Un abrazo Ángeles.

Sheol13 dijo...

Emocionante y helado relato. Gracias por tu visita, yo tambien me quedaré por aqui por que es muy agradable y acogedor, bueno, aparte del arcon congelador, que alli no meteria ni a mi peor enemigo. Un abrazo y feliz Navidad.

Sue dijo...

Bonito cuento de navidad. Con la crueldad y la ternura propia de la niñez.

Un abrazo y felices días Jose Antonio.

Luisa dijo...

Maravilloso relato. Feliz Navidad a todos

CHARO dijo...

Roy dijo: Entrañable relato, Jose.
Feliz Navidad.Y que sigas escribiendo
tan bien


Un abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

Me he quedado "helada" al leer un cuento tan bueno y a la vez tan terrible.

Pero gracias a su autor "bien está lo que bien acaba". Pablo tiene bien claro que ha de salir del congelador, "El desierto del Calahari" es el calor que su padre, a pesar de hablar poco, le transmite cada día con su amorosa mirada. El niño lo sabe y por eso está seguro de su salvación. Invocando el calor invoca el amor, porque sabe que puede y sabe quién está con él.

Pero J. Antonio, ¡vaya pena que me has hecho pasar!, casi hasta el final tiritando.

Enhorabuena.

Te deseo que tus fríos sean deshechos en el fuego de tus amigos-amores.

Un abrazo fuerte de Á.

José Antonio del Pozo dijo...

Javir,Aitor Mento, Neo,Cesar, Sol pau,MTeresa, Aspirante, Ángeles Hernández,Sheol13,Sue, Luisa,Charo, Ángeles Hernández,a vuestros nombres tan queridos, y sobre todo al fondo bueno de las personas y a la generosidad y a la amabilidad que los mismos designan, al rebullir de vuestros mejores sueños e ideales que con vosotros se agitan, al calorcito amigo que a través vuestro a mí me alcanza: gracias desde el fondo del corazón, o como quiera que se llame el reducto más noble, y por lo tanto el cofre más precioso con el que uno pueda contar: GRACIAS (bueno y también gracias a cada uno de los "millones" de lectores míos que, agazapados en silencio sagrado por ahí, tras las estrellas de la ciberesfera, no dejan de enviarme, con su atenta mirada, el aliento de su ánimo, como esos pasajeros del metro que, pese a no mirar por pudor mismo al músico ambulante, no dejan de agradecerle en sus adentros el ramo de colores que en un gris corredor vacío ese indocumentado ha abierto con su armónica de repente. Gracias a todos. Salud para seguir todos leyéndonos, es decir, entrelazando de alguna manera nuestras manos.

Sinfín dijo...

Hola Jose Antonio, como ves me he ido en busca de uno de tus relatos, que son más lo mío. Éste me ha supuesto una muy agradable sorpresa, haciéndome sentir la claustrofobia y el frío de ese niño, víctima de otros para los que no se puede utilizar el mismo nombre. Lastima que hechos como ese ocurran no sólo en tu imaginación.
Muy ingeniosa la manera en que le has hecho luchar contra el frío; aunque sólo fuera mentalmente. El final no me lo esperaba, y se agradece que fuera feliz.

Saludos