Páginas vistas en total

jueves, 24 de octubre de 2013

Almodovaradas (la Izquierda Ultra, nuevo capítulo)


   A don Pedro, con sus Madoffs, con su Sicav, con su Oscar y su inmensa Fortuna a cuestas, se ve que le place mucho ahora, también él, como a Kiko Rivera, como al Ché, como si una extraña fusión entrambos él fuera, posar de atormentado Coronel Kurtz de este Apocalipsis now. Hace unos días, en estremecedor artículo (infoLibre 17-10-13 “Cine español. La extinción”) proclamaba que la subida del IVA en el cine supondría “un auténtico desastre sistémico que afectaría a entidades financieras, empresas de producción y entidades públicas de crédito. En fin, el horror.” El horror, el horror, claro. ¿Es o no Almodóvar un nuevo aspirante a Coronel Kurtz?
     
   Igual que éste, desde su refugio constata amargo y transido de pesadumbre, la bárbara magnitud de la hecatombe: “Conozco algunos jóvenes tocados por la terrible enfermedad de la cinefilia. Para todos ellos y muchos otros de generaciones adultas, estas medidas no sólo recortan su economía, sino que les hacen sentirse desahuciados de sí mismos”. El horror, el horror…
     
   ¿Y quién, quién es el diabólico responsable de esta apocalíptica devastación? Qué preguntas: “Desde nuestro No a la guerra el cine español se convirtió en la bestia negra de los gobiernos del PP… de aquel No nunca me arrepentiré, aunque no quede un solo cine abierto”. ¿Estamos o no ante todo un descomunal Héroe? Alto ahí, ¿ni un solo cine abierto, ha dicho Usted, pero ni uno solo? Por supuesto: “Están castigando al cine español hasta que no quede nada de él. Todo esto obedece a un riguroso plan de exterminio”.
   
   Nada menos que la total aniquilación, el exterminio, el horror. Las tremebundas asociaciones semánticas que Almodóvar propone tintinean bien cristalinas: los del PP son los nazis, vamos, Rajoy, Montoro y cía brazalete con esvástica y camisa parda en ristre, dictando la Solución Final para todo el cine español en general, y para los heroicos cabecillas de la Resistencia de la Ceja en particular. O los generalotes yanquis en Vietnam, usted escoja. ¿Se le ha ido esta vez la mano a don Pedro en la criminalización del oponente? Podría pensarse así… si fuera ésta la primera vez. Pero es que es adicto el Señor desde tiempos inmemoriales, sin aportar prueba alguna y mientras participó gustoso a la vez en la Ceja de la Ruina, a las más perversas denigraciones y acusaciones en los medios de todo el mundo sobre la Derecha española: que si tramó un golpe de Estado durante el 11-M, que si con el PP la democracia está en peligro…

    
   Atribuir y presuponer siempre las más crueles e inhumanas intenciones al oponente ante cualquier medida legítima de gobierno, aherrojarle ante la opinión pública en un extremo y odioso estereotipo contra la evidencia, como hace de consuno Almodóvar, parece el delirio propio de una acomodada Izquierda Ultra española que él coronelea, falso Kurtz de un tramposo apocalipsis now que nos quiere en sesión continua colocar.



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

César dijo...

Sí, se nos está yendo la mano en la criminalización del oponente.
Mira que incluso he leído que ZP convenció a los de Luxemburgo cuando no es capaz de convencer a sus hijas de que se pongan faldas adecuadas!



José Antonio del Pozo dijo...

-sí? y de qué les convenció? de que son una nación discutida y discutible? Por cierto, en algún lado he visto que, al menos la mayor, ha dejado ya la moda gótica. saludos