Páginas vistas en total

lunes, 21 de octubre de 2013

De Josep Pla a Albert Pla, el Oasis catalán le voilá





   Que dice don Albert Pla, ese artista, que “siempre” le ha dado “asco” a él ser español. Que le gustaría a él que en Gijón el catalán se estudiara por “cojones”. Que lo mejor que se le puede decir a la clase política es “muérete”. Ahí está, pues, la Puerta de Albert Pla, y sus tres llaves summas: sus asco, cojones, muérete. No le faltan ni éxitos ni reconocimientos al artista Pla en la basurienta sociedad de este capitalismo salvaje. Posa por lo mismo Pla de salvaje, claro, ahí sus gargajos: la repulsión primaria, la apelación testicularia, la pulsión fanática y de Tánatos.
     
   El homo pla, subtipo y modulación hipernacionalista del homo gañanis global, quizás sea también el más acabado fruto de 35 años de atorrante inmersión nacionalista y de la pedagogía del odio aneja a la misma, como el mismo Rubianes q.e.p.d. se hartó también de muy gráficamente ejemplificar. Todos somos Rubianes, nos sermonearon incluso entonces. Todos son Pla, colígese ahora. Estos son los “intelectuales”, los “creadores” a quienes siguen, a menudo con devoción, las generaciones mejor preparadas de la Historia. Hombre, si los independentistas se hubieran aprestado a censurar y a descalificar esos regüeldos planos podría decírsenos algo.

    
   A la postre lo que este calculador botarate –no está en ellos reñida la burricie con el estricto cálculo mercantil, pues aumentará su cotización y popularidad, vale decir, el caché de su mugriento candelabro- testimonia es nada menos que la revelación esencial del Oasis catalán, esa regresión del Logos al Mitos, que es todo lo que va desde la excelsa escritura del grandioso Josep Pla a la grisácea tosquedad de este obtuso, protuso y contuso Albert Pla. Le voilá. 



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Napo dijo...

Sí don José Antonio, es un fruto bien acabado del jardín del odio anti español.

Ojo! Sólo hay unas olución:Segar

La huerta del odio, bien abonada y regada. Bien protegida de las plagas que le puedan afectar, echa frutos que pueden estar creciendo infinitamente en cantidad, tamaño y calidad.
Hay que segar, no hay otra y después, con periocidad, echar productos que no permitan que esa huerta pueda producir nada: Contaminar de esencias de razón y españolidad.

Albert Pla, ese pobre dogradicto.

ZAJOY NO ES NUESTRO HOMBRE.

Anónimo dijo...

Bien por Pla!