Páginas vistas en total

martes, 15 de octubre de 2013

No son los pechos, es el puño, bobo

   



   Interrumpieron con gritos espeluznantes –nada menos que proclamando por su cuenta como ¡sagrado! el derecho a la liquidación de embriones humanos- y con bamboleo de pechos al aire la sesión del Congreso. Los de IU aplaudieron el happening de los desnudos con frenesí. Celia Villalobos aprovechó para añadir luego que a quien quiere ella ver “en bolas” es a Cristiano Ronaldo. Elisa Beni y Pilar Rahola se han rendido ante la valía del gesto, casi a sus peculiares altares que a las mozas destetadas han subido. Muchos renombrados periodistas han echado su cuarto a espadas sobre el meollo de las “tetas al vent”. Sólo este bloguero faccioso, esta nada con ínfulas, –si alguien más lo hizo, apúntamelo, plis- señala la clave del puño cerrado en alto.
     
   La exhibición de los pechos es sólo el peaje que los cerebros que mueven a estas activistas rinden a la gañanía de estos tiempos, en los que sólo la apelación al instinto básico consigue distraer el sopor de las masas ante el alud de diaria información. Ya vimos a aquella hermosa chica desnudita en la manifa de los Indignados, que acabó de portada en el Interviú: la Granhermanización (versión Milá, nada que ver con la anti-utopía de Orwell) de la Indignación, dijimos.  Recuerda el despelote con magreo incluido que vimos durante los Sanfermines, lector. Epatan con las tetas al aire las Femen para llamar la atención, para predisponer izada la receptividad del ciudadano no avisado –no es nada casual el que las busquen buenorras-, para suavizar y colarnos de matute el puño en alto: el eviterno y emblemático gesto agresivo del comunismo totalitario, su saludo militar. Ese es el verdadero mensaje de fondo que consigo portan estas fementidas starlettes. Por eso los de IU brincaron de purísimo gozo.

      
   La ostentación pública de los pechos desnudos por jóvenes miembras también remite icónicamente por asociación histórica al célebre cuadro de Delacroix, La Libertad guiando al Pueblo, de cuando la Revolución francesa, cuadro éste en el Congreso que sin vacilar titularíamos como “La Tiranía guiando al Pueblo”.  Y ya te digo, en caso de duda… fíjate en el puño, no en los pechos, que son el cebo, bobo.



   LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

3 comentarios:

César dijo...

Estoy enfrente del aborto. Y lo estoy, entre otras razones morales y humanistas, porque considero que NO TODO VALE para vivir tranquilo. Porque considero que en una sociedad lo que ejecuta uno de sus miembros repercute en todos los demás. Independientemente de lo legal que pueda ser una acción ( la Santa Inquisición fue legal, así como legal fue la esclavitud, así como legal es esquilmar (en su tercera acepción) los recursos naturales de nuestros nietos ) por encima de lo legal está la moral que propone como primera obligación el derecho a la vida.
Acepto y admito que haya condiciones extremas por las cuales resulte beneficioso para la madre desprenderse violentamente de su hijo. Para eso debería haber (y existe) solución, acogimiento.
Un aborto es siempre una tragedia y una solución equivocada para todas las partes.
A mi juicio.

CLAVE dijo...

A mi lo que me llamo la atencion fue el puño ¡¡¡ ay niñas se os vio el plumero !!! y luego resulta que son de una asociación a nivel europeo y todo !!! mira ellas que monas !!! pues mira que yo me parece que perdi la emoción de asombrarme, que pena me he vuelto quizas pasota, no se ..saludos ...

Chafachorras dijo...

Pues ni siquiera se puede decir eso de ¡Mira que monas! Por que a las dos primeras no les dejan despelotarse pero por cuidar el buen gusto, que si lo hacen eso si que sería un escándalo público.

Aunque tengo que decirle que el día que la Rahola y la Beni se atrevan a secundar a estas ninfas del puño en alto, yo me apunto a mirar, porque morbo tienen un rato.