Páginas vistas en total

martes, 22 de octubre de 2013

Tuiteando con independentistas


   De repente un señor independentista se hace seguidor mío. Como creo en la reciprocidad, ad, ad, ad, ad, como hablo a quien me hable, como soy nada, voy y le sigo. Empezamos a cruzar tuits a propósito del problema catalán, que para los que me leen saben que es para mí sobre todo el drama español (en síntesis, que la mitad aproximada del principal partido izquierdista no cree en el valor de la unidad de España).
     
   El independentista, con mano izquierda, me tantea, a ver si así consigue arrimarme a su Causa. Defiendo con calma mis ideas: me parece un Bien el mantenimiento de la unidad, la ruptura nos empobrecería a todos, nos haría más dependientes a todos. Portamos con nosotros un legado histórico y cultural extraordinario que merece ser defendido y alentado.
    
   Me dice: sólo pedimos votar, hacer lo que diga la mayoría. Le digo: en todo caso lo que diga la mayoría de los españoles, ya que si a todos afecta y concierne, correspondería decidir a todos. Le añado: ¿y el 50% de catalanes que quieren seguir en España, tendrían ellos también luego derecho a votar, a decidir su futuro? Se calla. Me dice más tarde: tendrán que aceptar lo que la mayoría vote. Ah, vale, le digo.  
    
   Me guiña entonces un ojo, ladinamente me enseña la muleta: si los segovianos quisiérais decidir sobre vuestro futuro, por convencimiento democrático ayudaría en lo que pudiese a vuestro derecho. Le digo: no, si ya. Me vuelve a guiñar: “estuve en la Vía Catalana. Sé listo: imagínate más de 400 km llenos de gente. Son millones”. Le replico: lo milagroso es que después de 35 años de brutal inmersión nacionalista por tierra, mar y aire, sin modelo enfrente al que aferrarse, sin referencia autolegitimidora alguna, aun así el 50 % de los catalanes sientan aún lo español.
     
   Me insiste: la sociedad civil catalana habló en la Vía Catalana. Si no lo ves, Jose A, es porque no quieres verlo. Le retruco ahora yo: dame tu opinión, no presupongas mi voluntad torcida. Remolonea entonces y me lanza el penúltimo cable, como en la fábula del zorro y las uvas: “por cierto, síguenos y verás aparecer gente “nueva”: religiosas, filósofos, historiadores”. Yo rechazo: creo, amigo, que va a ser que no.
    
   A la mañana siguiente, sin avisarme, se borra como seguidor mío. Reciprocidad, ad, ad, ad, ad, por mi parte, claro. Adiós, adiós. Luego, tal es mi desesperación, pensé: debí decirle al Independentista, mira, tío, si me pedís 100 HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS me añado yo el primero, y todas las fuerzas de mis tuits y mi blog después, a vuestra sagrada Causa. ¡Y creo que al menos 50 sí me hubiera pedido!

    
   Al cabo esto es lo que hay: ellos se acercan, te tientan, sibilinamente te cortejan, tratan de ganarte. ¿Quién con manejo de verdadera influencia, defendiendo a menudo y en esencia unas mismas ideas, desde la Derecha española se ha acercado a interesarse, a impulsar lo tuyo? ¡NADIE! Y es entonces, lector,  cuando le entran a uno irresistibles ganas de lanzarse a las vías ideológicas de lo que sea. En fin, que anda uno a por uvas.





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

12 comentarios:

Herep dijo...

Pues mire, José Antonio, si le hubiera dicho lo de los 100 libros, quizá la Generalitat le concede a su ex-seguidor una ayudita para "ganárselo para la causa".
Así funcionan las cosas en el "Oasis"... comprando voluntades al peso.

José Antonio del Pozo dijo...

-gracias, Herep, bien apuntado, algo así pensé. Un abrazo

Jaime dijo...

Dicen los entendidos José Antonio que es peor un tonto que un malo; ya que el tonto no descansa; eso les pasa a los nacionalistas, nunca descansan, quieren que abraces la Causa como sea, tratando de venderte una burra vieja con mataduras, al precio de un pura sangre y que ademas quedes satisfecho.
Lo peor del caso en que enfrente de esos bobos no hay nadie que defienda la verdad y la Historia; me refiero logicamente a los poderes del Estado Español.
Salud

José Antonio del Pozo dijo...

-coincidimos, don Jaime, muchas gracias por su aportación

Napo dijo...

Ellos se han prostituido a la casusa y pinsan que con las misma mañas pueden prostituir a cualquiera. Sí, la pasta es uno de los puntos de enganche de las huestes secesionista, otra, creo que la segunda en importancia, lo explica Juaristi en su “Bucle melancólico” perfectamente.

No hay mérito en el avance si no hay cuesta que subir ni enemigo a quien hacer retroceder; por ello considero a todos los gobiernos que en España han sido cómplices necesarios de lo que uste llama Causa.

★MaRiBeL★ dijo...

Desde Cataluña con amor...

Así es José Antonio y así lo has contado... ellos te tientan, te camelan, pero si ven que no, puerta.
Es una nueva casta de idiotizados, que hasta incluso te miran por encima del hombro si no simpatizas con ellos.

Es lo que hay, y así se cuenta.

S A L U D O S

Napo dijo...


Se acuerdan de usted en este blog.

http://santiagonzalez.wordpress.com/2013/10/22/retrato-de-ambiente/#comments

Andrónico dijo:
Martes, 22 octubre 2013 en 12:15 pm
José Antonio del Pozo
Magistral en su blog. Que nadie se lo pierda.

José Antonio del Pozo dijo...

-don Napo: por supuesto, los gob centrales han claudicado en buena medida
-Maribel: muchas gracias, celebro coincidir con su experiencia, gracias

aspirante dijo...

En estas aciagas horas para España y los españoles, lo primero es saludarte.
Lo segundo es echarte una bronca: a los nacionalistas se les trata como lo que son: el enemigo. Ni agua.
Ya sabes que a mí me gusta el debate, la pelea, que odio el pensamiento único y uniforme....pero a esa gentuza capaz de crear el Instituto de la NUEVA Historia, es decir, falsificadores, trileros y engañabobos, no se les puede dar tregua.
Hablar con ellos es perder tiempo (el bien más preciado) y categoría.
Un fuerte abrazo.

José Antonio del Pozo dijo...

-don Napo: gracias por hacérmelo llegar
-don aspirante: un abrazo, entiendo lo que me dices, aunq si sirve para q algún neutral vea claro lo q hay en juego, valdrá la pena desenmascarar a estos hipernacionalistas

Anónimo dijo...

Oiga don jóse, entonces... si vd. se pasa al otro lado, si pasa su blog, sus ínfulas, su voluntad... ¿ habremos de pasarnos también los lectores del suyo blog ?

Lo digo por ir preparando maletas.

Misael.

José Antonio del Pozo dijo...

-Misael: muchas gracias, un gran abrazo, ¿se da cuenta lo que hace, lo digo por mi, por mi libro, la desesperación?