Páginas vistas en total

miércoles, 2 de octubre de 2013

La fría venganza de Pere Navarro Señor del PSC



   Habíamos dejado a Pere Navarro, Señor del PSC, lívido, empalidecido de rostro, blanco de color como leche cortada, ante el soplamocos dialéctico que le proporcionó el sargento Corcuera en pública sesión de la socialistidad. “¿Derecho a decidir qué?... Y al tío que se quiere cargar la Constitución, porque dice que hará una consulta lo diga o no la Constitución, cómo lo llamamos, ¿demócrata de toda la vida? ¿qué broma es esta?”. Oye, que Navarro es que ni mu allí le dijo. Se achantó como si anduviera muerto.
     
   Salieron luego Felipe González y Rodriguez Ibarra a clavar más aún la E de la sigla socialista. Debió más aún decolorarse el Señor del PSC ante tan abrumadoras como históricas figuras. Mas, pasado el vahído, digerido el canguis escénico, acaso apoyándose en el estulto argumento Valenciano de que los históricos carecen de cargo orgánico alguno en el Partido, como Bruto con César, se aprestó a cocinarles a todos ellos el frío plato de la venganza.
   
   Sólo siete días después de la galleta corcueriana, el Señor del PSC acordó una resolución conjunta al lado de CiU, ERC, ICV , total nada, que defiende el derecho a decidir de Cataluña, el pórtico a la ruptura de España.  Frente al cúmulo de palabras, palabras, palabras de los Históricos, lo de Navarro es un acto muy concreto y decisivo. La fría traición de Navarro también es una estocada trasera a Rubalcaba, que parpadeará y agitará mucho las manos, pero le restará sólo tragar, tragar y tragar esa doblada del PSC. 

     
   Es sobre todo la fría venganza de Navarro una histórica deslealtad con la democracia constitucional española. La soberanía reside en el conjunto de los españoles. Cataluña es tan nuestra como Madrid lo es suya.  Un acto histórico, el de alguien que calla en público y obra por la espalda, propio de un cobarde, sí.





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

6 comentarios:

Spartako dijo...

Me parece, al margen de los dislates de algunos nacionalistas catalanes, que otros no estáis entendiendo nada. Guste o no, hay una opinión muy extendida en Cataluña sobre los perjuicios que les causa su pertenencia a España. Por supuesto se pueden manejar sólidos argumentos para explicar los graves inconvenientes que tendría una secesión: económicos, sociales y hasta, por qué no, sentimentales. Pero responder a algunos despropósitos con otros iguales o mayores no es el camino. Que la Constitución no contempla la independencia de un territorio: cierto; que eso da por resuelto el asunto: grave error.
Da cierta pereza repetirlo, pero si Canadá y el Reino Unido han sabido afrontar estas cuestiones con inteligencia, ¿no podemos hacer nosotros lo mismo? Creo que Cameron expuso las cosas con desarmante lucidez: “lo adecuado es que cada uno exponga sus razones y que la gente decida”. Y por favor, no repitamos la sandez de afirmar que Cataluña es distinta de Quebec o Escocia. Claro que son situaciones diferentes, pero tienen algo muy importante en común, que un porcentaje considerable de sus ciudadanos aspira a la independencia. Podemos cerrar los ojos ante esa aspiración o buscar una salida democrática al problema. ¿Qué es mejor?.

José Antonio del Pozo dijo...

-Spartako: "no entendemos nada, iguales o mayores despropósitos, la sandez de... la salida democrática al problema..." ...en efecto, da mucha pereza: la soberanía reside en el conjunto de los españoles. Convenzan a la mayoría de los españoles, a sus representantes, y podrán legalmente obtener esa independencia. No les queda ya tanto. Con Otegui de asesor además "la alternativa democrática" se democratiza más aún

César dijo...

Ando estos dias un tanto atareado con la independencia de mi hijo mayor y no tengo ganas de otras zarandajas. No ha pedido mi voto..
Mi opinion en este asunto, tan sensible, irritara a buen seguro a unos y a otros, pero ya lo decia aquel genio, si no molestas a alguien es que no has dicho nada. En primer lugar hay leyes, las leyes hieren sentimientos y suelen ser columnas que sujetan el edificio en donde todos nos guarecemos y hay que respetarlas o cambiarlas pero en este orden.
Es cierto que hay un sentimiento antiespañol que va paralelo a un sentimiento independentista que se ha sembrado no siempre con verdades, a veces con mentiras y siempre con un egoismo importante. Por otta parte al imponente ruido que se oye en cataluña se le da mas valor que al respetuoso ( otros diran que cobarde) silencio de la mayoria que no se manifiesta y que merece tanto respeto como quienes lo hacen o le estaremos dando mas importancia al redoble de tambor que a la delicada melodia del violin, un poner.
Estoy temiendo que se convoque un referendo en toda España, tendrian mas posibilidades de independencia que si lo hiciesen en Cataluña tan solo.
Cuando viajo me encuentro con gente catalana normal, no me gusta como nos azuzan los perros.
Yo voto para que puedan irse. Si es una cuestion economica, actuare en consecuencia..

José Antonio del Pozo dijo...

-César: hombre, si una mayoría de españoles decide que Cataluña tiene derecho a segregarse, adelante.Más independentistas se frotarían las manos, más provincianos seríamos todos, más nos empobreceríamos y más dependientes seríamos pronto todos.

César dijo...

Cualquier día te diré lo bien que se vive en un pueblo de provincias!

José Antonio del Pozo dijo...

ya estamos, restregándonos por los morros encima el privilegio de la buena vida. Los privilegios hay que socializarlos, eliminarlos de raíz, y si no... independícese su pueblo y verá. Y que viva el cantón de Cartagena! La Historia, ya veo, no sirve para nada.