Páginas vistas en total

miércoles, 4 de mayo de 2016

Olvido Hormigos, camino de la perfección

   


   Conste en acta compacta que, si olvidara Olvido mercadear en los media del cuore con su tema, le importaría a uno un pepino… o un higo, que no sé bien qué más adecuado con el asunto iría. El caso es que la ex –concejala socialista de Los Yébenes, a la que un vídeo furtivo y lascivo lanzara al firmamento elitista del Candelabro, no deja de asombrar al mundo con las buenas nuevas de su renacida sentimentalidad, un genuino Camino de perfección en medio de la Mugre reinante que hubiera ella con toda su alma decidido emprender.
     Si en este enero, tras firmar antes también un libro verbenero, la hallábamos (ver post 20-1-2016), aunque durmiendo en camas diferentes, cabalmente enamorada de su marido (amo a mi marido, aunque no quiero sexo con él, no siento atracción por él, soy feliz así, nos queremos… hay ratos que me necesita de otra manera, como pareja, y a lo mejor se mosquea un pelín, lo único que no tenemos es sexo), en este mayo florido, milagro de la primavera trompetera ha de ser, nos declara Hormigos un avance bien trascendental y emocionante. Veamos: aunque no han vuelto como pareja y siguen sin tener sexo, “ya duermen juntos… pero con la niña de dos añitos en medio. De verdad que no tenemos relaciones, aunque con el tiempo imagino que sí. Además, yo no tengo ganas ni de conocer a nadie”. ¿Es o no es su Señor Marido todo un Santo Varón? ¡Y esa pobre criaturita ahí en medio, lo mal que la pobre ha de descansar! ¿Somos capaces de en toda su crudeza imaginar el cuadro que del tálamo Hormigos nos pinta, ese emblema puro de la alta renuncia y el más soberano autocontrol? ¡Ya ni le apetece a Olvido conocer -¿al sentido bíblico del término acaso ella alude?- a nadie! Y eso, que con el tiempo y con este bizcocho de puro amor conyugal, aventura ella que sí, que retomarán la doméstica coyunda. ¿Es o no es este dulce hormiguero un milagro de la primavera, Poeta?
     Y la guinda relinda que Olvido le pone a la cosa: ahora casi siempre “sale con su marido”, y hasta “le da vergüenza hablar de esa época”, que ahora cataloga ella como “irresponsable”. No se nos diga más, Olvido Hormigos, con el rubor de ese pudor subido a sus pómulos rómulos está Usted bellísima… y salvada. Oiga, ya tiene, si quiere, quien le escriba el hormiguero rastro de su camino de perfección: el menda lerenda, con sus ínfulas buenas, de veras. 
video


 Aquí arriba, si lo pinchas, el vídeo con Alfredo Urdaci valorando en su Telediario mi libro: 
   “Son las historias de Armando, un cuarentón al que le ponen la maleta en la puerta de casa y tiene que recorrer de nuevo el camino de lo sentimental. Descubre que es un minusválido del sentimiento, un hombre al que todo le sale mal, un paria del afecto, un hombre patético al que todo le sale al revés. En lo que le pasa hay también una gran carga de ironía y de crítica hacia el mercado de los sentimientos, hasta el punto que uno acaba sintiendo una piedad desternillante por este antihéroe que tiene en estos relatos una voz auténticaSE VAN A REÍR HASTA LLORAR CON ESTE LIBRO, llorar de piedad por este hombre perdido, este bobo con ínfulas”. "Disfruté mucho con las Historias. Sigue escribiendo", me dijo Urdaci también.
   ¿Tienes que hacer o hacerte un buen regalo? LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS   154 pgs de humor, amoríos, aventuras e ilusionesPersonalmente dedicadas. Escríbeme a   josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 10 E por correo ordinario a la dirección de España que me digas, no tiene por qué ser la de tu domicilio, la de cualquier local público que conozcas, el que sea.