Páginas vistas en total

miércoles, 18 de mayo de 2016

¿Y el Día Después? Los Títulos, hombre, los títulos

  

   
   Voilá los veinte, que veinte son, los títulos que componen mis Relatos. Ojalá contuvieran sólo al viento y con silabear su nombre, al modo de las pociones mágicas, las propiedades embriagadoras que te llevaran en ilusionado trance y con los brazos abiertos hacia ellos, a tenerlos y leerlos. Va, pronúncialos, my friend, por si acaso:
1) Películas
2)    Kafka enamorado
3)    Estrella
4)    Carta para Angélica
5)    El Día que se me apareció Nicole Kidman
6)    Quisimos tanto a Iker
7)    Igualdad
8)    Teatro
9)    Ausencia de gravedad
10)                     Cabaret en Brazatortas
11)                     El parque
12)                     Propaganda innombrable
13)                     Medicina infantil
14)                     Vendaval
15)                     El blues de la nocilla
16)                     Vecinos
17)                     Chorreaba luna bajo sus labios
18)                     Expresiones insufribles
19)                     Llamas que no queman
20)                     Una historia virtual   

Más el clamor de una poesía inesperada que cierra el libro.
   O sea, VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA. 165 pgs sobre la condición humana enamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, que sin tu amor lector serán sólo humo, polvo, sombra, nada. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Sílbame aquí y te informo sin compromiso.

 Aquí arriba, si lo pinchas, el vídeo con Alfredo Urdaci valorando en su Telediario mi primer libro: 

   “Son las historias de Armando, un cuarentón al que le ponen la maleta en la puerta de casa y tiene que recorrer de nuevo el camino de lo sentimental. Descubre que es un minusválido del sentimiento, un hombre al que todo le sale mal, un paria del afecto, un hombre patético al que todo le sale al revés. En lo que le pasa hay también una gran carga de ironía y de crítica hacia el mercado de los sentimientos, hasta el punto que uno acaba sintiendo una piedad desternillante por este antihéroe que tiene en estos relatos UNA VOZ AUTÉNTICASE VAN A REÍR HASTA LLORAR CON ESTE LIBRO, llorar de piedad por este hombre perdido, este bobo con ínfulas”. "Disfruté mucho con las Historias. Sigue escribiendo", me dijo Urdaci también.

  

11 comentarios:

A dijo...

A la atención del autor de los relatos:

Aprovechando la ocasión que me das con tu tiempo y paciencia infinita , me decido a hacerte una pregunta sobre “ Cabaret en Brazatortas":
Tras la frenética sucesión de los números cabareteros en ese lugar pseudoimaginario, los gritos del respetable, las canciones, los disfraces y el repaso mordaz de nuestra historia, amén de los nombres de los actores que tienen pinta de ser muy, pero que muy reales y cercanos...
¿Quién es la Jefa?

Hoy, libre de las oscuras sombras del monstruo marino, has hecho un “ speech" digno de hombre de estado. También es verdad que hay muchas entradas en tu blog sobre el mismo tema y todas son igual de buenas, más que buenas, emocionantes.

Tengo más preguntas sobre los relatos pero las dejo en el “ teclado " para otro día, si te parece. Ya ves que no son de mucho nivel pero me mata la curiosidad...y no me gustan los gatos.

Buena noche
A

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, A: ese Cabaret me lo planteé como un relato coral de amigos, a lo Cortázar en Rayuela, y la Jefa era... quien en aquellos momentos de alguna manera jerárquicamente estaba por encima de nosotros en la Universidad y asociados. Gracias también por tus palabras sobre el texto de hoy. ¿Sabes? No estoy nada seguro de que los artículos sobre política y demás sean agradecidos como es debido entre las gentes liberal-conservadoras que puedan leerme, a la hora de impulsar a cambio mis libros. No valoran mi trabajo. Me duele, y es triste, pero sólo los haré cuando ya no pueda más. Estoy mentalizado para hacer, como veo que hacen otros escritores similares, a partir de ahora un blog de menor calidad y variedad, más estrictamente funcional hacia el libro que ahora tengo en venta, pues necesito dar salida a los ejemplares que encargué, para al menos no perder pasta en el envite. Buenos días, A, gracias a ti, siempre.

A dijo...

Lo que tú dedidas bien decidido está. Pero no te sientas tan triste.

Thank you for the answer, my dear.

Take care and have a nice day.

A

A dijo...

....( viene la segunda pregunta)
Dime escritor...¿ Por qué en Medicina infantil se oscurece tanto el ambiente, la atmósfera del relato? El rastro de angustia , esa sensación de soledad, de seres desvalidos, de cierta maldad...no está en las bellas estampas de recuerdos infantiles como Los niños filósofos de Aluche o Paula en la mañana de verano, columpiándose.

Y...por el post de hoy debería darte algo a cambio. Una recomendación. A ver si acierto. La exposición de Caillebotte en el Thyssen te va a encantar, si no llego tarde. Si es así, es igual, te mereces un paseo por la colección permanente y espero que te quedes “ colgado" de Richard Estes , por ejemplo, o te hipnotices con los retablos góticos...cuidado con el Síndrome de Stendhal, a mí aún me dura.

Buena noche.

A

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, A: pues son las luces y sombras de la infancia, que tenerlas, también las tiene. Además, en Medicinal infantil los niños andan ya en los umbrales del salto a otra edad, que marca la relación diferente con las niñas.
Estupendas recomendaciones, A, como siempre, gracias. Musho Stendhal, eso.

E dijo...

Buenos días escritor:

Sobre el relato que motiva tu entrada de hoy no tengo preguntas. Sólo comentar que es un brevísimo y delicioso concentrado de pulsión , diría erótica más que sexual por la maestría y elegancia en la elección de las palabras. Los dos hombres que hablan, se muestran como polos opuestos. Luis, el discreto, que disimula y se esconde tras respuestas breves; Enrique, que se regodea en verbalizar su seguridad en el dominio de la situación, subido al pedestal de la experiencia. El final abrupto del relato deja al lector allí , esperando, imaginando ( quizá algo agitado también).
Lucia, la diosa pelirroja, esas pelirrojas que el Bobo no puede alcanzar, esos arquetipos femeninos de tus libros que van y vienen, que están en tus prosas poéticas, en las poessías, en el antro... Es un relato para volver a él ¿cuál no?

En el primer párrafo se puede leer:
“Anoche su melena pelirroja era una zarza en llamas que quemaba mis manos en la oscuridad de la habitación y que no sé si supe avivar "
Tengo una sugerencia sobre esa historia que Luis no cuenta: un relato para el tercero.

¡Ay! No te entrevistaron en la emisora maleducada ...lo que se pierden.
Buen día

E

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, E: Muchas gracias por tu atenta glosa sobre el relato. También por la sugerencia. Sí, la incógnita es la visión de Lucía, parece sólo una excusa para los otros dos, llevas razón. Celebro que así te parezca, de verdad. ¿La emisora? Es lo que hay. Buena tarde. Gracias.

E dijo...

.....en realidad más curiosidad tengo por la historia de Luis, pero así ampliamos la perspectiva: Enrique queda dibujado al completo, Luis es sólo un esbozo y Lucía es la marca de agua sobre el papel...

Mi pregunta va sobre el relato 17. ¿Es posible que la Poessía ocho (Quieres la luna) sea el germen de tan hermosas páginas? Una descripción de un paseo lleno de fantasía y color. Una transformación continua a cada paso. Un párrafo final emocionante. ¿Tenías el relato guardado como “ Kafka enamorado "?

Bueno, eran dos preguntas...para cuando tengas tiempo.

Y aquí he encontrado yo a Lucía leyendo: Woman Reading (c. 1880-90), por Jean-Jacques Henner

Buena tarde

E

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, E: Luis es un esbozo... de todo, de profe, de escritor, incluso de hombre, diríamos que está en construcción, así de inmaduro emocionalmente es.
Poessía ocho, relato 17 y Kafka enamorado: hay vasos comunicantes indudables entre ellos, pero más en el inconsciente que en lo consciente, los demonios interiores, ya sabes.
Gracias siempre, y muchas, por tus apuntes, intuiciones, por tus reflexiones y aportaciones. Por tu cultura. Buena tarde

E dijo...

Buenas tardes soñador...escritor.

Por terminar el “ interrogatorio "... y a raíz de tu entrada en la que se puede leer un extracto del prólogo de tu libro, te diría que debeerías añadirlo a la lista de los relatos. Es una conmovedora declaración de intenciones, un manifiesto que muchos firmaríamos sin cambiar ni una coma.

Según el "Anecdotario de una lectora impenitente ", se sabe que empezó tu libro, Los Veinte, a la japonesa: leyó primero la poesía inesperada...terminó de leerla y se puso a jugar a la rayuela con los versos y le salieron veinte brotes de poesías diferentes ... Cuando salió del hechizo de los versos, leyó el prólogo, dos veces, tres..dicen que cerró el libro y olvidó que ya lo había empezado: y es que quería un déjà vu.

Buenos sueños.

E

José Antonio del Pozo dijo...

Lo que debería añadir a mis relatos, E, son tus comentarios, análisis, degustaciones e intuiciones. Son inmejorables. Muchísimas gracias!