Páginas vistas en total

viernes, 7 de noviembre de 2014

Bosé, que ahora ama a los Podemos




(Terminó octubre, ¿lector? ¿Te gustó el blog? ¿Lo valoras? Necesito vender algunos ejemplares más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo. ¿Me lo pedirás? Precio por correo normal: 10 euros) 


   Promociona Bosé su penúltima mercadería, “Amo”. Y como de por sí es Bosé un artista comprometido, es decir, como sobre todo ama él a los que sufren, a los explotados, a los débiles, quiere, yaque, una vez más posar y dejarnos su humanísimo mensaje, más depurado si cabe tras tanta experiencia (EL MUNDO 2-11-14). Pues que ahora el chico de la Ceja, el que durante el zetapeísmo se hartó de pedir “policía y cárcel contra los manteros”, el mismo al que el bromista Évole  sorprendiera en su programa follonero por tierras colombianas en dudosos negocios junto a Nacho Vidal –implicado éste al parecer, remember, en la “Operación Emperador” con Gao Ping- rompe en protestas de amor hacia los Podemos: “la opción que están desarrollando es la que la gente quiere escuchar. Yo también”.
    
      Y yaque empieza, Bosé se desata. Ha inventado para la ocasión incluso un nuevo género, la canción protesta “dance”, pues uno de sus temazos lleva por oportunísimo título el célebre “Sí se puede”, que desarrolla los trillados tópicos de la Indignación, acaso pensado para ser adoptado, cantado y bailado como himno del Partido en las asambleas, aunque el genial Miguel, visionario al parecer, mucho se cuida en precisar que “estaba escrita desde el año pasado, antes de que apareciese Podemos”. Ya. Bosé, ya.
   
   “Es tal la ira que se desata en mí que jamás he sido tan explícito” añade teatral, casi a lo Escarlata O ´Hara. Bueno, las Cejitas de marras fueron también la mar de explícitas, iracundo Bosé. “No sólo estamos hablando del presidente más débil de todos los tiempos, sino que además es un mandao, igual que Ruiz-Gallardón, de no se sabe quién. El Partido Socialista ha hecho borrón y cuenta nueva, que me parece muy bien, y veremos qué es lo que hace”. Ah, las cejitas, aquellas cejitas. ¿Alguna autocrítica?
     
   Al contrario, la inevitable autosatisfecha alusión autobiográfica: “En mi caso nazco con unos privilegios y tengo la suerte de, con el favor del público, tener una carrera por la que dispongo de un nivel de vida que los demás no pueden disponer”. ¿Y no se trataría, si somos fiel a su pensar, precisamente de arrancar de raíz esos injustos privilegios de que usted habla y que tras usted en los suyos –menuda Casta- también se perpetuarán?, le diríamos. Y luego está, una vez más, ese mágico recurso que del fetiche suerte acostumbran a hacer los Multimillonarios del Progreso patrio, -y que en este mísero blog tantas veces ya les llevamos registrado- como prodigioso elixir que les permite no basar su indiscutible posición de élite social en los fundamentos de una sociedad a su decir podrida y clasista, que para quienes no son de su cuerda así predican. 
     
   Hasta arribar así Bosé a la meta prefijada, al eterno estereotipo que no deja de cultivar la Izquierda Ultra y Forrada: “Esta no es la España que yo quiero. Se ha convertido otra vez en la finca del fantasma de Franco”. Bueno, a los fantasmones de la Ceja, con sus disfraces guays a cuestas, no parece irles muy mal, que se diga, en esa siniestra finca. ¡Es que ellos tienen suerte¿Y yaque, algún mimito más de Bosé para los Podemos? ¡Sí! Y algún consejo incluso. “Tienen una parte muy lúcida de esperar a derribar a la reina y no comerse el caballo, asaltando primero los ayuntamientos (ahahá, fino ajedrez del Poder, más el preciso uso del mismo democrático vocablo del Líder Sumo: asaltar). Me recuerda mucho a mis tiempos en el Partido Radical italiano, con Marco Pannella (insólito abuelo cebolleta ahora Bosé activista, prueba también de que la IRA es ciclotímica en la Historia)  …Yo les dejaría el marrón de esta legislatura a otros y me prepararía para dentro de cinco años (vamos, que hasta la Ira más desatada es susceptible de ladinamente dosificarse). Acabáramos, cuán largo me lo fiais, dirían los Podemos. El Pueblo no puede esperar, Bosé. Y los manteros (policía-y-cárcel), tampoco.
   
      
    
    

     

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que sigo sin entender de España, o quizá de Europa, es por qué este señor burgués, bosé, tiene tanto foco mediático. El muy cara pertenece a una casta, la de la kultur, que intimida con el poder y viene a dar lecciones... bosé, ¿ lecciones de qué ? misael

Anónimo dijo...

Señor del Pozo, esto demuestra nuestra falta de madurez política.
En muchos países los famosos pueden hacer sus comentarios sobre uno u otro político sin que con ello se vea afectado su popularidad en el trabajo o arte que realiza. Vamos esto sucede en EEUU no en ningún partido bolivariano ni filocuasiestalinismo amable.
Creo que debería usted de criticar lo que dijo en alguna ocasión Alfredo Landa sobre su apoyo al sistema, que como todos estamos viendo esta podrido hasta los ojos. Para ser coherente.
Saludos, Alfonso Cabrera.

ramrock dijo...

¡Otro que tal!, efectivamente, antes de los de la "zeja" y a favor de ese maldito canon de los gansters de la SGAE y ahora esto.

En realidad, lo que le pasa a este niñato pijo, que además es "casta" de toda la vida, es que no vende una escoba desde "Bandido" y como además la edad ya no le permite ni ser un "moja bragas adolescentes", necesita publicidad como sea.

Y los otros, encantados, seguro que le sacan unos euros puesto que, aunque no venda ni una escoba (que va a seguir sin vender porque lo último que ha sacado es aun peor que todo lo anterior y ya es difícil), pasta tiene por castigo y "El Coletas" y su gang, mucho blablablabla pero anda que son "trincones" ni nada.

Y más que trincarán como lleguen a tener (y desgraciadamente van a tener aunque espero que ese "boom" actual no se termine reflejando en las urnas tal y como dicen las actuales encuestas) diputados y senadores.

De momento, el sindicato que se han inventado lo primero que ha hecho es NO renunciar a las subvenciones estatales.

Pero claro, en este país, bajo una apariencia de modernidad, sigue existiendo una gran parte de la población que sigue teniendo la misma mentalidad y preparación política que en 1934 y muchos de ellos les votarán, aunque dudo mucho que sea por causa del niñato pijo este (bueno, ya no tan niñato, que peina canas)