Páginas vistas en total

lunes, 10 de noviembre de 2014

Es mentira, el Muro de Berlín no ha caído

 
 

   Asaltan el cielo… e invariablemente construyen infiernos, sí. Resulta que, cuando conocen esos Oasis de veras, hombres y mujeres a mansalva arriesgan la vida por como sea dejar atrás esos prometidos paraísos. ¡Ni escapar les dejan! La prohibición de salir de las URSS fue desde el origen un dogma de la política soviética (Francois Furet). Cientos de personas fueron acribilladas por tratar de salvar el siniestro Muro de Berlín, ese emblema de la Alemania democrática y comunista”, sí, de cuya demolición por la "gente" sobre el pudridero de la Historia cúmplense ahora 25 años.
       
   Casi puedo ver el morro torcido de muchos de nuestros hodiernos progresistas mascullándome, vale, pero otro Muro peor tiene que caer hoy, el del Capital. Confunden, adrede o por ignorancia, la dimensión y cualidad de las cosas, la esencial distancia moral que media entre un régimen totalitario, adoctrinador y opresor desde la cuna hasta la tumba, y la sociedad abierta, basada en la libertad de poder darse una existencia mejor, por graves que puedan ser las fallas que ésta padezca, siempre susceptibles de reforma. ¡Los llamados Estados Ultraliberales poseen no menos del 45% de su actividad económica en manos de lo público!, cuántas veces habrá que repetirlo.
         
   En realidad el Muro de Berlín no ha caído. Puede que lo haya hecho físicamente, de ninguna manera en el mundo de las ideas. A los comunistas -y compañeros de viraje- siempre les absuelven e inmunizan sus teóricas buenas intenciones. En ese perpetuo enarbolar de las más nobles causas, que oculta su omnívora voluntad de poder, radica la clave de su secular y guadianesco atractivo.
   
   Paradójicamente la desaparición del Muro de Berlín real, el que no se pueda señalar su cristalina realidad de tiranía y nomenklatura –la Casta ladrona connatural al comunismo- ha “reconstruido” de naif idealismo la eternas cantinelas comunistas: un mundo en el que florezca una verdadera comunidad humana en la que reine la felicidad colectiva y en la que el hombre se reconcilie con el hombre y sea hermano para el hombre y blablablá, blablablá, blablablá. Así es que, lector, más que la Puerta de Alcalá, el Muro de Berlín ahí está, viendo pasar el tiempo… hasta que llegue su momento.
      


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchacho, vete de puente que tanto pensar, no puede ser bueno..

bucan osez dijo...

El Muro de Berlín si que cayó pero el socialismo y comunismo español, así como otros, sea griego, venezolano, coreano del norte, etc, no se han enterado.

Son más papistas que el papa. Los padres del socialismo lo echaron por la ventana pero ellos, los citados anteriormente, siguen erre que erre. El problema es que sigue habiendo incautos que pican y les votan.

Anónimo dijo...

Señor del Pozo ¿Puede usted decirme cuales son las políticas comunistas? Ya sabe que usted entiende algo de eso.
Saludos Alfonso Cabrera

aspirante dijo...

Los hay que siempre están de puente y nunca piensan.

Anónimo dijo...

Claro que cayó el muro de Berlín, que no era otra cosa que un campo de concentración gigante. La vergüenza es como las democracias que tenemos sean tan malas para que los que están aquel lado quieran pedir lo mismo, porque le falta lo básico para poder vivir.
Mire este enlace que le mando y que quiero que lea: http://actualidad.rt.com/economia/view/140557-hungria-busqueda-sueno-comunista

César dijo...


Se puede ser"totalitario,adoctrinador y opresor" de muchas maneras sibilinamente y que parezca que eres libre.
Estoy de acuerdo contigo en que el sistema liberal es el mejor "cuando corrija algunas fallas"; cuando lo haga, y que en las crisis que el propio sistema provoca no se dupliquen los muchimillonarios, sin esfuerzo alguno y se dupliquen asímismo los muchiempobrecidos, me tendrás a tu lado con ese sistema; ya sabes que estoy en el medio.

José Antonio del Pozo dijo...

Es decir, don César, lo que me temía, esa neutral equidistancia: los dos sistemas son iguales de totalitarios, adoctrinadores y opresores. Este incluso peor, pues es además sibilino. Estás entonces, claro, bastante en desacuerdo conmigo, pues crees nada menos que es el propio Sistema el que provoca la crisis y los empobrecidos. No, no creo que esté en el medio. El sistema de las sociedades abiertas es el menos malo de los conocidos, en modo alguno es igual que el comunista o el nazi.

Aspirante: llevas toda la razón, creo. Saludos.

Aprovecho ya para agradecer a todos su amable colaboración en este mísero blog, y espero que entiendan me detenga, dentro de mi no mucho tiempo, algo más con aquellos amigos que más impulsan con hechos mi escritura.

Saludos para todos