Páginas vistas en total

jueves, 27 de noviembre de 2014

Susana Díaz, ese wáter, ese trono, please

     



   Saca tanto pecho Susana Díaz, la heredera de Chaves&Griñán,  Duqueses de los Eres Falsos, en la proclama de que anda limpia que te limpia ella la mugre de la corrupción en su casa, que más que Sultana diríase Gran Mucama de la Andalucía. “Limpien su casa como yo estoy limpiando la mía”, le espetó el otro día a la oposición derechista en el Parlamento. De forma involuntaria la riada mugrienta de la actualidad, con uno de esos atalajes simbólicos con que gusta la realidad de adornarse a sí misma, ha puesto a la Presidenta andaluza en el brete de retratarse o de retractarse, ella verá. 
     
   Es la historia del retrete, sí. Doña Susana, por favor, “limpie” ese wáter ahora, es decir, fumigue al desvergonzado Mandamás del Excusado, o calle para siempre, que ya huele. Resulta que, como cuenta Pedro de Tena en Libertad Digital (24-11-14), un Alto Cargo de la Junta con el cambio de trabajo ha querido consigo llevarse su bienamado wáter, ese metafórico trono sobre el que, se ve, deponía la mar de gozoso el manda. Cuentan que se trata de una taza excepcional, de sofisticado y ultramoderno diseño, en el que defecar y florear ha de ser todo uno, pues el jerifalte, puede que perezoso, acaso un poco corto, ordenó desmontarlo, empaquetarlo y con cuidado al nuevo destino suyo enviarlo.
     
   Se encariñó con el wáter el Cargo, eso está claro, y decidió que en la mudanza lo acompañara, igual que nos acompañan en esos casos fotos y objetos muy queridos, talismanes que consiguen que del todo no nos sentamos perdidos en el nuevo puente de mando. Se asoció así el Cargo a su olímpica letrina, y si de Góngora decía Quevedo que era un hombre a una nariz pegado, apuntaremos ahora nosotros que era un Manda a un retrete adosado.
    
   Para abrochar el haz de simbolismos –luz del psicoanálisis- que secularmente asocian y anudan al wáter (depósito de las heces) con la codicia por el dinero y la avaricia del Poder, resúltase que no es el jerifalte en cuestión un cualquiera recién llegado, sino el penúltimo vástago de un nutrido clan familiar, muy poderoso en el racimo del socialismo andaluz corruto y con denominación de origen en Alcalá de los Gazules, menudos fules.
     
   Cuando el caso del wáter especial en la prensa ha salpicado, el Jefe con el carrito del excusado a cuestas sorprendido ha intentado un poco asearse, señalando que era retrete este además para su subdirectora, su jefa de prensa y asesores, y que todo era por motivo de ahorro, aunque esas, más que razones, parecen no muy convincentes alivios. Por eso, a doña Susana le pido, que este feo retrete “limpie”, a ese Mandamás retratado, quiero decir, y yaque coja zotal y guantes a espuertas y a todo ese clan corruto fulmine, y yaque de la taza y del trono pequeño pase a adecentar la Taza y el Trono Grandes de la corrupción en Andalucía, único territorio conocido en el mundo mundial en el que no se ha conocido, ni se la espera, alternancia en el Poder. Hágalo, o de limpieza, oh, mi Sultana, no presuma tanto.    
    

      

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta mañana en el debate de la corrupción ha sido de esperpento... toda la oposición culpando el gobierno. ¡ como si la corrupción no fuese con ellos ! Que haga autocrítica ritacantalaora. misael

PD. De diez ha estado Rosa Díez... ¡ qué bien ! ¡ qué buena parlamentaria ! Ha repartido estopa a diestra y siniestra... lástima que capitanee un partido abortista.