Páginas vistas en total

jueves, 14 de mayo de 2015

Albert Rivera y la repera patatera

     


   Para mí que alguien le ha puesto delante la cáscara de un plátano y… de costalada en costalada últimamente vemos a la desnuda y juvenil esperanza de la democracia española. Al final las pantallas -la continua exposición ante las mismas- producen monstruos… monstruos de impensadas gansadas como mínimo. Que si le corresponde sí o sí gobernar por la edad, que si desea regular el número de habitantes por habitación en las casas, que si quiere por su cara bonita imponer él a otros partidos las primarias… Rivera se ha venido abajo en una semana horribilis de desatinos en cadena. Ha mostrado un poco sus impensables vergüenzas. Le falta sólo romper con la novia y tarifar con Javier Nart.  Sosiegue esas ansias, Young Rivera, que aún está a tiempo, y cavile mucho, o de plátano en plátano llegará… a la repera patatera.  




(A caballo de mayo ya, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)




2 comentarios:

César dijo...


Toda la culpa es de nuestra maldita costumbre de perdonar todo a la chica guapa y no pasar ni una a la fea inteligente...
Tiempos de imagen, escritor, tiempos de liviandades...
Me niego a oír más gansadas y de ahora en adelante tan sólo veré en la tele...dibujos animados!

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, don César: No es mala idea la que apunta... excepto que esos dibujos animados los comente (como ya hizo) el gran Monedero. Un abrazo