Páginas vistas en total

martes, 19 de mayo de 2015

Kieslowski en mi barrio



   No sé su nombre, así es que para mí, cada vez que desde mi trabajo le veo a duras penas trajinando solo en la calle, temprano en las mañanas de los sábados y domingos, me digo, ya está aquí Kieslowski, qué bien. Y es que el hombre, viejo, renco de una pierna, cojera que algo atenúa él con una aparatosa alza que le hace enorme y fantástico, claro, uno de los negros zapatones, derrotado por la soledad y por la propia vida -que acaba siempre, hagamos lo que hagamos, a todos derrotándonos- me recuerda, en su raro afán, en su callado civismo, en su extraño buenhacer, a aquella memorable vieja también sin nombre, arrugada y encorvada como un árbol seco y ya vencido,  que en varias películas sacaba el gran director polaco esforzándose, contra el pedrisco de la edad y contra la inercia pasota de la mayoría, por alcanzar a depositar una botella vacía en lo alto del contenedor adecuado, como una suerte de emblema, en apariencia insignificante, de un titánico y anónimo, más meritorio por ello, empeño ético y ciudadano.
   
   Ah, ese extraordinario talento de los mejores creadores para capturar y expresar poéticamente a su través los más delicados y elevados detalles de la realidad, esos que al resto nos pasan desapercibidos, sordos y ciegos a la verdadera y más alta vida. Sé que el Kieslowski de mi barrio, ya jubilado, sin familia que venga a verle o a la que él visite, vive a solas en una habitación alquilada de por aquí. Le veo a veces, con ademanes un punto exagerados, saludar a unos y a otros, alquilados como él aunque más jóvenes, que vienen y después de unas semanas se le van, con esos conatos mínimos de sociabilidad que impiden a los que sufren la vejez y la soledad volverse del todo locos.
   
   Pero es en las mañanas de los sábados y domingos, muy temprano, con la calle blindada en esa radiante quietud que le es entonces propia, cuando el Kieslowski de mi barrio despliega con silencioso orgullo su manía, su emocionante impulso... CONTINUARÁ MAÑANA







(A caballo de mayo ya, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es

“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

No hay comentarios: