Páginas vistas en total

lunes, 4 de mayo de 2015

El Día del Trabajo y el PP

   

   
   El 1 de mayo procesionaron, as usual, las huestes sindicales, con la Nomencasta de sus Cúpulas al frente. Más estandartes que nazarenos, vale. Es una fecha histórica. Después de condecorarse con mariscadas y eres falsos exigen ahora sus Jefazos… un nuevo Plan Marshall, que por pedir no sea. Pareciera, una vez más, que sólo el orbe de la izquierda política y social, más sus Celebrities adosadas, trabaje.
   
   ¿Por qué nunca el mundo liberal-conservador disputa simbólicamente esos contenidos ideológicos sobreentendidos que determinan la visión que los apolíticos e indecisos se hacen de las cosas? ¿No hay acaso más de once millones de españoles, entre los que, como al otro lado del Missisipi, de todo habrá? ¿Por qué a ningún cerebrito arriólico del PP se le ocurre jamás organizar y reivindicar ritualmente, permanentemente, a la gente trabajadora, tenaz, emprendedora y laboriosa, que los hay a patadas, entre quienes les votan?
   
   Hablo de constituir como sujeto político autoconsciente a hombres y mujeres, empresarios del común y sin Nombre, autónomos infatigables, trabajadores no izquierdistas cumplidores y prósperos, quienes crean riqueza en la sociedad, ¡personas como el padre de Monedero!, y de hacerles sentirse orgullosos de sus principios y de sus vidas, para poder así, en condiciones de igualdad simbólica, pelearle la hegemonía ideológica al Mester de Progresía.

   
   Sin mezclarse, sin identificarse y fundirse con quienes les votan, sin constituirse en sujeto político de masas presente en las calles y en todos los ámbitos de lo social y lo ideológico, los Líderes de la Derecha Española, como si fueran elitistas señoritos en sus salones de recreo, -¡cuando en buena parte no son así-, sólo ganaran las elecciones tras los consuetudinarios desastres gubernamentales de la izquierda. En parte, por su desidia, por su hieratismo, por su altanera estulticia, esos Líderes, y sus frikies arriolas, se lo tienen merecido.    





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS  
   A Armando, un cuarentón de clase media, un buen día su mujer le señala la puerta de salida de casa. Ella ha encontrado a otro más alto, más fuerte y más guapo que él. “Aprende a quererte y los demás te querrán”, le sentencia. Descubre entonces Armando, de golpe, su minusvalía emocional: un paria en la tierra de los afectos. Ha de salir al mundo; a un mundo, que por temperamento, le es ancho y ajeno. Cómo superar su desconcierto, cómo sobrellevar esa zozobra, cómo suturar la herida… Cómo aprender a re-armarse como persona. En las asombrosas peripecias humorísticas, librescas y sentimentales que le suceden, en ese cúmulo de emocionantes encuentros y desencuentros… ¿hallará siquiera a medias Armando su lugar al sol?
10 Euros. Pídelas en josemp1961@yahoo.es

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿ Por qué ? Porque los del PP son unos corrutos y sobre todo unos cobardes estúpidos. Les da miedo la confrontación dialéctica con el frente popular (izquierda + separatistas) no sea que se los coman.
Mientras, la izquierda y sus aliados separatistas, vendiendo demagogia a espuertas... España, o lo que queda de ella, no tiene quien la defienda.

Pero eso si, para Don Tancredo Rajoy la economía es lo primero, lo primordial y lo último. Después de haber convertido al PP en un partido de izquierdas ¿ de donde espera Rajoy conseguir votos ?
Que no cuente con el mio, el mio, este año se va en Mayo y Diciembre a Vox ¿ tirado a la basura ? Pues quizá... pero la dignidad tiene un precio.

misael