Páginas vistas en total

sábado, 23 de mayo de 2015

Una reflexión en el Día de la Reflexión

     


   Siempre me pareció una muy sugestiva convención la de instaurar, justo antes de la cita con las urnas, el sacro espacio, que por lógica debiera ser blindado en un sosegado silencio por todas partes, del Día de Reflexión… sobre todo si así fuera en verdad. 
       El sólo imaginarlo ya es en sí hoy toda una Utopía: tras la berrea y el tam-tam horrísono de la campaña, tras el tigre histérico e imparable de la actualidad que cada día, sin apenas digerirla, cabalgamos, tras el vértigo instantáneo que propician las babélicas redes sociales en las que a la mínima con las vísceras nos disparamos, cada ciudadano, apartados los media y los mentideros todos, apartados prejuicios y mezquinos intereses propios, en soledad recogido en un rincón propicio, deliberando a solas consigo mismo y en conciencia durante unas horas los pros y contras  del más recto y razonado sentido de su voto.
     Silencio, pues: se reflexiona.
      
      Mi reflexión, discutible, por supuesto: ¿Conoces, lector, alguna sociedad en la que los ricos sean más numerosos que los pobres? Ergo, los sistemas políticos basados en el principio un hombre (y una mujer) un voto por fuerza llevan implícita en la lógica automática que les mueve el triunfo de la socialdemocracia… mientras el Sistema aguante.
   Sea con falsos ropajes liberal-conservadores o socialistas, la fórmula un hombre (y una mujer) un voto en condiciones normales da socialdemocracia, es decir, clientelismo, burocracia y omnipresencia estatal.

     Jamás los liberales doctrinarios, que sitúan a la persona enfrentada a su propia e individual responsabilidad podrán conseguir –y ya lo siento yo, que tengo al liberalismo no fundamentalista, por prometer menos que ninguna otra Ideología, como la menos mala de todas ellas- ganar unas elecciones. El instinto colectivo alcanza la mayoría de las veces también a comprender que el socialismo duro en la práctica ahoga las fuentes de riqueza y prosperidad, y bajo grandiosas proclamas demagógicas, reparte sólo opresión y miseria. Ergo, socialdemócratas totus suum.  Y como acostumbra a decirse hoy, acaso para enmascarar con una mueca cómplice la ardua tarea de cavilar y escribir más, y pasar así pero ya a otros hedonismos más inmediatos,  ahí lo dejo.






  
(A caballo de mayo ya, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Alejandro Casanova dijo...

Estimado Jose Antonio, una vez más, no puedo por menos que identificarme con todo lo que escribe. En mi modesta opinión, hoy por hoy, no hay en la prensa escrita un articulista tan inteligente agudo y divertido como Ud.

José Antonio del Pozo dijo...

Gracias, Alejandro. Ojalá tuviera cien amigos y seguidores como tú. Un abrazo