Páginas vistas en total

lunes, 22 de junio de 2015

Alfon y Pablo, Pablo y Alfon, más Wyoming al fondo

   


   En el caso Alfon (con su mochilita de explosivos y su canesú) hay ya más que unos tuits chisposos (Zapata, Soto et altrii): el paso que va del Odio latente, liberado de forma oblicua a través de unos chistes propios de psicópatas, sí, pero aún en abstracto, hacia el Odio en acción, concreto, consciente e hiperreal, destinado, como todo acto terrorista en su pleonasmo intrínseco, precisamente a imponer el Terror general a través de los asesinatos que el atentado en cuestión pueda ocasionar. Por supuesto, en viaje de ida y vuelta, ese Odio en acción volverá después a revestir caracteres abstractos, envolviendo su estricta materialidad bajo la causa general de las explicaciones políticas al mismo, o de la lucha de la clase obrera, según se tercie, que el caso es difuminar el reguero de sangre, mutilaciones y muerte que el atentado conlleve.
     
   Pero el precoz Alfon, el cachorro terrorista, acaso sólo pueda ser considerado como una criatura de los Jefazos de Podemos, su jovencito Frankestein particular, amamantado y hecho un heroicito, tanto a los pechos de los hiperviolentos tuits del Odio de los Zapata y cía, como de la teórica legitimadora de la violencia de Iglesias y Monedero, hasta la náusea reflejada en las redes antes de su mágico travestismo bajo el ropaje socialdemócrata que tanto a Pedro Sánchez parece haber seducido. Más el gurú Wyoming, el eslabón mediático encontrado, que hace bien poco literalmente blandía su propio odio constitutivo y sus ocasionales sueños de ser… ¡terrorista!  
     
   Quizás por eso, en redonda coherencia factual e ideológica, la madre de Alfon recurra a Iglesias en busca de la defensa de su hijo… y la encuentre, claro.  Por eso, Iglesias, si ya encontró explicaciones políticas a los asesinatos etarras (dice ahora el Señor que es trágico que haya 500 etarras fuera de cárceles del País Vasco), dé ahora también un pasito más y directamente diga que le parece injusto que Alfon, cachorro terrorista, ingrese en prisión, nada menos que por sentencia del Tribunal Supremo. En fin, por eso mismo, la policía tuvo que emplearse a fondo tras los conatos de algarada popular en la detención de Alfon, motín inspirado, con un punto más de virulenta revuelta incluso, en la colectiva resistencia filoabertzale a las detenciones de los activistas etarras. Todo ello, como puede verse, muy socialdemócrata, es decir, muy batasuno en realidad, ese obsesivo espejo Ideal en el que siempre confesaron mirarse y remirarse los Jefes de Podemos.   





(Clamores de junio ya, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. 

Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros). Precio del correo incluido.
Pedirle su libro a un escritor humilde al que sigues es sobre todo un acto de sensibilidad y de nobleza incontestables.
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

     

No hay comentarios: