Páginas vistas en total

domingo, 21 de junio de 2015

La tarde en que Maruja Torres me unfolloweó malamente

   


   Verás lo que pasó: un buen día, siguiéndole la corriente, le comenté yo un tuit a la Gran Escritora del Progreso, ex de El País, Premio Planeta y Premio Nadal, ahí es , eso es progresar-, en el que atizaba ella de lo lindo a Juan Luis Cebrían, añadiéndole si acaso yo allí el pellizco de una ironía que envolvía a Cebrián y a Julio Iglesias bajo el ¡Oh, es él!, aquel mordaz título del libro que sobre Yulio ella escribiera. No sé, algo de gracia debí hacerle a Maruja Torres, pues fue el caso que, sin más mediar, se hizo al momento ella seguidora mía, de mi TW quiero decir, noble gesto suyo al que uno, siempre siendo una nada agradecida, correspondió en parte haciéndose seguidor suyo, ea.
      
   Bueno, no tuvimos ya Maruja y yo más intercambio cibernético que ese simple ronroneo virtual del yo-te-follow-ah-pues-yo-a-ti-mucho-también-te-follow. Fue, pues, un mutuo followeo sin palabras, de Escritora a… escritor. Luego, las tomas de posición públicas de Maruja Torres, sus brutos exabruptos y su estelar alineamiento con los socialdemócratas de Podemos, fueron motivo para que un poco le atizara ahora a ella yo, con un par artículos en el mío blog que también tuiteé, aunque como sospecho que ni los olió, –y es lógico, cómo va a andar una Escritora pendiente de un… escritor, con todos los mundos que tiene ella que arreglar- en nada se modificó nuestro mutuo followeo virtual. En ese limbo de desigual conocimiento permanecíamos la Escritora y el… escritor ligados. Hasta la otra tarde.
    
   Todo empezó cuando le leí el retuit que había dado ella a una magna frase de Manuela Carmena, con la que, ahora que lo pienso, no sabría del todo decir si, además del paralelismo ideológico, no la une también un pasmoso parecido físico. Carmena -170.000 seguidores en Tw- dixit:
   “Vamos a trabajar con la política de los cuidados. Hay paridad, pero además en este gobierno tendrá gran peso la cultura de las mujeres”.
   
   No, aún no había saltado la zapatiesta del Brutus Zapata cachondeándose de Marta del Castillo y de Irene Villa, pero aquello de la política de los cuidados y de la cultura de las mujeres… qué sutiles categorías terminológicas, qué finas herramientas conceptuales eran esas. ¿Merecía eso un retuit? Maruja Torres –más de 90.000 followers en su cuenta- se lo dio… y allá que acudió el muá –pocos más de 6000 seguidores, la mitad falsos, fijo-, al retruque:
     -“¡Pedazo de frase!  Para enmarcar. Ni Rajoy la supera.”
   
   Pasó un instante. Noté que me picaba de repente un brazo, que sonaba un claxonazo tras los cristales, que un mal aire me tironeaba los pelos. Bueno, pues, igual que al inicio de nuestro internético ayuntamiento, sin mediar palabra, descubrí de pronto en el ordenador que Maruja Torres me había unfolloweado, que ya no me seguía, que me había dejado de ella a oscuras, sin la estela de su radiante Planeta, a las tinieblas de dos velas arrojado. Sólo que…  en mi cerrada desolación aún conservé un hilo de voz para como ella entonces exclamar… ¡Oh, es ella! … y yaque unfollowearla a ella yo también, qué se cree la Escritora, que este… escritor no tiene Dignidad, ¿eh? La otra tarde fue, sí. 


    


  
(Clamores de junio ya, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. 

Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros). Precio del correo incluido.
Pedirle su libro a un escritor humilde al que sigues es sobre todo un acto de sensibilidad y de nobleza incontestables.
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

5 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Podrás vivir con ello, José Antonio. Hay personas que sólo quieren escuchar lo que quieren escuchar. A mí me ocurrió con Don Mario, al que me gusta leer y considero es uno de los tuiteros más trabajados y, con esto quiero decir tuiteros que invitan a meditar, que no es poco. Yo le respondía muchas veces, y sigo haciéndolo de vez en cuando por las vías que me ha dejado, dada su aparición en estos mundos reales y virtuales que deja recovecos para seguir manteniendo relaciones. Siempre me he comunicado con él con educación porque me considero una persona educada, a pesar de los enfados comprensibles que puedo mostrar por vivir en este mundo tan complejo y tan injusto que nos abriga o nos deja helados. Me gusta leer todo tipo de opiniones y ellos debieran hacer lo mismo. De las críticas se aprende mucho más. De las críticas constructivas, digo.

Pero bueno, ahí estoy yo bloqueada por Don Mario. Me duele pero he podido vivir con ello.

José Antonio del Pozo dijo...

Gracias, Campu. ¿Sabes? Ellos se lo pierden. Un fuerte abrazo, buena amiga

Bucan dijo...

Hay que tener en cuenta que los personajes como Maruja Torres son los gurús de los imbéciles que dijo hace poco Umberto Eco que habían invadido Twitter y demás redes sociales.

Como los necios abundan el resultado es que aquí estamos, con Podemos alcanzando cargos de poder y el PSOE podemizado. La invasión de los necios está siendo un éxito.

Por otro lado, interesante historia tuitera de una ruptura.

Ordalisea dijo...

Pues he de decirte que me ha encantado como lo has contado. En cuanto a lo contado en sí, alucino, pero es lo que pasa con estas star que tienen un ego muy sensible, aunque no creía que tanto. Pero me fastidia, por no decir la palabra con J, que estos adalides del progresismo y del buen hacer democrático no sepan encajar opiniones distintas a la suya, si es que tu leve tweet se podía considerar una opinión contraria. No sé si lo sabrás, porque tú y yo nos seguimos en Twitter, pero yo difiero en muchas cosas contigo. En algo puede que sí coincidamos, que hay ciertos espectáculos políticos recientes que dan un poco de risa, quizá debido a la bisoñez de los que los protagonizan. Pero yo no te voy a hacer Unfollow por pensar distinto a mí, y espero que tú tampoco lo hagas, sé desde que te sigo que piensas distinto a mí, pero por eso mismo me interesa más saber de ti.
Aparte de lo del ego, no voy a decir nada malo de Maruja, me cae bien, le he leído, pero tanto en ella como en otros coetáneos suyos noto que se están entregando con demasiado fervor a estos fenómenos políticos que sospecho van a dejar a mucha gente más desilusionada y descreída de lo que estaban antes de su eclosión. Pero iremos tirando.

José Antonio del Pozo dijo...

-Ordalisea: muchas gracias, es Ud muy amable.