Páginas vistas en total

jueves, 25 de junio de 2015

No existe bandera tan grande que pudiera tapar tus vergüenzas, Pedro

     

   
      Que pudiera tapar tu Vergüenza, mejor dicho, Pedro, que tus vergüenzas no vienen al caso. Así es la Política en la era post-moderna, una sucesión de estampitas chocarreras y antitéticas de un día para otro, guiños oportunistas y colorines sin coherencia ni sentido alguno en las pantallas, sólo soportados sobre el reguero de la impudicia más extrema. También a esa radical labilidad, a ese fulgurante travestismo de decir y hacer un día blanco y al siguiente negro, se adapta mucho mejor la izquierda, adicta a las cínicas melopeas terminológicas autolegitimadoras, que la derecha, torpona, sosa y lacónica hasta decir basta.
    
   Así, igual que no tuvo la más mínima vergüenza en de forma inaudita llamar él en directo al Rey de la Telebasura, allí buscando a lo suyo salvación, tampoco la tiene ahora Pedro en envolverse, dentro de una estampita que apestaba a convencional candidato yanqui, a la más grande bandera española que encontrar pudo. ¡Incluso la marmota de Artur Mas debió, ante el tamaño de la bandera, quedarse pasmada!
    
   Bandera para tapar la Vergüenza, sí, Pedro, sí. Vergüenza de faltar a la palabra dada –"no pactaré con los populistas"- y vergüenza de, con riesgo para la Nación y para todos, conchabarse con la izquierda radical que detesta esa bandera y el encuentro constitucional que la misma representa, e incluso con furibundos independentistas, a quienes Pedro ha aupado a escenarios tan decisivos como las alcaldías de Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Cádiz y La Coruña, a cambio de sus propias canonjías. Imaginemos tan sólo, de haber sido el PP quien llegara a una entente similar con un partido de derecha extrema, la Tormenta de rayos, truenos, centellas y culebras, más las consiguientes apocalípticas llamadas al NO PASARÁN que por tierra mar y aire hubiera desatado la hegemónica y biempensante Inteligentsia aquí.
     
   Tras refocilarse pero bien con los monaguillos de Maduro, que dice Felipe González, quiere ahora Pedro limpiarse la honra con una bandera descomunal. Y no le da vergüenza, no.

  



  
(Clamores de junio ya, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. 

Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros.)
Pedirle su libro a un escritor humilde al que sigues es sobre todo un acto de sensibilidad y de nobleza incontestables.
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

4 comentarios:

Bucan dijo...

Me parece que Pedro Sánchez representa mejor al PSOE verdadero de lo que lo hizo Felipe González, que proclamó el fin del marxismo y la llegada de la socialdemocracia. Pero no era cierto.

Gran parte de los votantes del PSOE son marxistas y guerracivilistas. De ahí que Pedro Sánchez haya podido firmar pactos vergonzantes para cualquier político sensato con sentido de Estado con grupos como Podemos, Compromís, Cup, etc.

O sea, no nos engañemos. El PSOE no es un partido socialdemócrata al uso como los de la UE. En realidad es un partido de colocación de jetas. Lo que importa allí es el poder al precio que sea.

Euclides Lentejas dijo...

Si no fuera que la mayoría de los que le votan son como él, de esos que son capaces de perder un ojo con tal de que a los de la derecha les saquen los dos, en las próximas elecciones obtendría un desastre. Lo malo será que pase eso pero por que se marchen todos con Podemos, que se lo tendría merecido, y entonces el monstruo creado por Rubalcaba y Zetapé para incordiar a la derecha en la calle se les habría ido de las manos y sería peor el remedio que la enfermedad. Aunque mirándolo bien entre el PSOE de Pedro Sánchez y Podemos ya hay muy poca diferencia. A mi su actitud no me ha sorprendido nada. Años ha que lo vengo diciendo en mi blog que esto iba a pasar. Ha sido con Sánchez pero hubiera sido igual con Madina u otro cualquiera.

Anónimo dijo...

Resultó patético el show que montó el Largo Sánchez. Mega bandera, lenguaje patriotero, presentación de su señora (de rojo) en plan hetero-familiar, el abuelete cazapensionistas, cero banderas de España en la grada. Realmente patético.

Pero la pregunta es ¿ calará en el noble pueblo esa impostada imagen de moderación ? A mi no me cabe la menor duda de que si.

misael

el burladero dijo...

Verdaderamente "pàtetico" lo de P. Sanchez y el PSOE. Espero que lo pagen en la próximas elecciones