Páginas vistas en total

miércoles, 3 de junio de 2015

¡ V de Vergüenza!

   


   Cuando el gentío energuménico, espoleado por organizaciones independentistas subvencionadas con el dinero de todos y sobre el odio amamantadas, chiflaba los sones del himno español –“esa pachanga fachosa”, que el Jefazo de los Podemos dixit- que enmarcaban la radiante presencia del Rey de España en la Final futbolera del Trofeo que lleva su nombre, ante la colectiva ofensa, en el clímax del delirio incívico esbozó de buenas a primeras la Marmota, que ahora parecía mofeta, una muesca de contento que quiso ser ufana sonrisa y sólo llegó a ruda y estreñida mueca. Así pagaba la estulta Marmota el señorial detalle con que el Monarca español en jornadas pasadas le sirviera como chófer particular en la inauguración de no sé qué factoría.
      
   Más allá de la carota de la ratita más maleducada del Reino, -menudo burgués más patán- inexplicablemente de nuevo el Juez de la contienda, él árbitro, nada reseñó en el acta, como le era obligado, de la monumental pitada, a efectos de la pertinente sanción a esas directivas marrulleras y aprovechadas. Diríase que el árbitro estuvo ciego, sordo y mudo ante la afrenta. ¿Sólo él? Ciego sordos y mudos también, tiempo ha, el secretario de Estado, Cardenal, el presidente de la Federación Española de Futbol, Villar, el presidente de la Liga Profesional, Tebas, el Líder de la Asociación de Futbolistas Españoles, los tan sensibles a las huelgas y forrados cracks Cinco Estrellas de la selección española… sordos, ciegos y mudos de ocasión, estúpidos todos ante el sistemático menosprecio a los símbolos que a todos nos constituyen y aúnan. ¡Impensable en cualquier otro país del mundo! ¡V de Vergüenza, idiotas!
     

    

    CONTINÚA LA FERIA DEL LIBRO: Lo mejor de la Feria del Libro es… que ofrece la excusa perfecta para poder hablar de los libros. Y llegados a la Feria, que es el vivir de los libros, son allí casi iguales los autores caudales y los más chicos, casi iguales. También en la Ciberesfera puede celebrarse la Fiesta anual del Libro. Es un buen momento para que los amigos verdaderos se acuerden y se regalen o regalen el libro del amigo escritor a quien siguen, con quien a diario disfrutan, se emocionan o razonan. En fin.  Cómo calibrar la ilusión inconmensurable con que acuden los autores humildes a la anual celebración del Libro: con la misma alegría esperanzada con la que los niños pobres en los días de viento extienden sus cometas multicolores hacia los cielos. Acuérdate de mí, amiga, amigo. No me desees suerte, por favor. Son 10 euros. Solicítalo en   josemp1961@yahoo.es

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esa es la causa del desmoronamiento patrio, a saber, que aquellos que han jurado cumplir y hacer cumplir las leyes se dedican al tancredismo a fin de permanecer más tiempo subidos al machito de coche oficial y moqueta, también oficial.

Sobre la pitada, ahora el PP dice que va a abrir expediente de proceso de apertura de investigación y bla bla bla... en definitiva: no van a hacer nada. No lo han hecho hasta ahora y así van a seguir. Mientras tanto, al currito, aplíquesele el imperio de la ley a rajatabla sí o sí.

¿ Quien defiende a España ? ¿ El marido de la hija de los Rocasolano ? ¿ El otro barbudo, el registrador de la propiedad ? ¿ El bigotudo marido de la Botella ? Venga ya ! De la izda ni escribirla entera, merece la pena.

misael