Páginas vistas en total

sábado, 20 de agosto de 2016

Salve y glosa de Carolina Marín (Poessía 96)



Dios te salve, Carolina
del volante Señora
oro, luz y alegría
deportista celestial.
Dios te salve, Carolina
toda España te admira
te rinde pleitesía
como tú no hay otra igual.

Oleeeeeee… olé, ole….

Lo de Río lo vuelvo yo a ver
y a glosarte de nuevo después
con un

Oleeeeeee… olé, ole…
(bis)
Dios te salve, Carolina
aluvión de bravura,
audacia y energía
y un coraje colosal
Dios te salve, Carolina
tú lo sabes, criatura
contigo España vibra
con tu chispa mercurial

Oleeeeeee… olé, ole…

Lo de Río lo vuelvo yo a ver
y a glosarte de nuevo después
con un
Oleeeeeee… olé, ole…

(Y que el múa ya elevó antes aquí (2-9-2014) su canto a Carolina Marín, mira…



        Y estoy convencido también de que, si te gusta escribir, aunque sea sin mayores pretensiones, mis VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA te servirán de inspiración y te aportarán ideas, modelos, motivos, recursos  y maneras concretas para que también tú –o a quien pudieras regalarle mi obra- te atrevas a emprender la aventura de escribir un libro.
12 E por correo ordinario a la dirección de España que me digas, no tiene por qué ser tu domicilio, puede ser la de cualquier local público que conozcas, el que sea.  15 E por correo certificado. Personalmente dedicado. Solicítamelo en  josemp1961@yahoo.es



7 comentarios:

Isabel Grandal Nores (CHELA) dijo...

Vamos allá con el comentario sobre el ESTUPENDO libro “VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA” de JOSÉ ANTONIO DEL POZO.

Su lectura me suscitó tal cúmulo y riqueza de opiniones y emociones que no sé por donde empezar ni como hacer un resumen que exprese con acierto todo lo que, satisfactoriamente, su lectura me ha sugerido y provocado.

En primer lugar, valoro la VARIEDAD NARRATIVA que refleja el conjunto de textos. La mayoría destacan por su REALISMO, pudiendo ilustrar, como ejemplos, clases de sociología y/o psicología, por la descripción de ambientes, así como la complejidad, de sentimientos y emociones, tanto primarias como secundarias, que muestran los personajes en sus relaciones (“Teatro”, “El parque”, ”Propaganda innombrable”, ”Vendaval”, “Vecinos”...). Tiene también cabida en los relatos, la FANTASÍA, EXPLORANDO AMBIENTES DIVERSOS (“Libertad”, “Ausencia de gravedad”…). Hay igualmente espacio para la RECREACIÓN DE VIVENCIAS Y ENSOÑACIONES DEL PASADO (“Estrella”, “El día que se me apareció Nicole Kidman, “Medicina Infantil”…). La MODERNIDAD DE CONTENIDOS juega también su baza (“Una historia virtual”, “Ausencia de gravedad”, (“Quisimos tanto a Iker”…).

No debo seguir porque en realidad pienso que no es correcto encasillarlos con esta simpleza descriptiva, ya que EN TODOS Y CADA UNO DE LOS RELATOS, TANTO EN LO REFERIDO A CONTENIDOS COMO A PERSONAJES, SE CONJUGAN MÚLTIPLES FACETAS: AMOR, DESAMOR, DELICADEZA, TERNURA, PASIÓN, BAJEZA, CORAJE, GENEROSIDAD, FANTASÍA, HUMOR, EROTISMO…

Temas y personajes se enmarcan en un ESTILO LITERARIO SENCILLO Y COLOQUIAL, MODERNO, ACORDE CON LA VERACIDAD Y REALISMO QUE SE DESPRENDE EN LA MAYORÍA DE LOS RELATOS.
___________

En la segunda lectura que hice del libro, más detenida, encontré PINCELADAS DE UN LENGUAJE POÉTICO, que ya había percibido igualmente en la novela “LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS”, que tanto me gustó.

A propósito de “ARMANDO”, mi querido personaje, de la novela, lo he “reencontrado”, con el mismo nombre, en algunos relatos, “asomando” discretamente, como queriendo pasar desapercibido a la vez que ser recordado, para hacer gala de su peculiar fatalismo, no exento de humor y encanto.

Resumiendo, me gustó mucho el libro de relatos, y más en la segunda lectura. Por su VARIEDAD, REALISMO Y TAMBIÉN FANTASÍA, me parece muy recomendable para el que quiera pasar buenos ratos de lectura, pero sobre todo para aprendices de escritor interesados en disponer de un manual de ejemplos sobre diversidad en relatos, ya que el autor, JOSE ANTONIO DEL POZO, DESPLIEGA UN RICO ABANICO DE POSIBILIDADES EN CUANTO A TEMAS Y PERSOAJES.

De cualquier manera, para un juicio más competo sobre la calidad literaria de este ESCRITOR “CON NOMBRE”, recomiendo igualmente la lectura de su primera novela, que es FANTÁSTICA y de la que sería deseable contemplar una adaptación en las pantallas cinematográficas.

Felicidades y… ¿para cuando la siguiente publicación?

Deportista dijo...

Carolina Marín muestra algunas cualidades menos admirables que la bravura, la técnica depurada, el pundonor, etc.
Los agudos chillidos con que acompañan cada tanto ganado rompen la estética de la batalla deportiva. No la llevan precisamente a la cúspide de la elegancia.
Ella los justifica como un medio de demostrar a su oponente que no abandona la pelea, que no se hunde. Es la moral del éxito: todo se supedita a ganar. Pero la deportividad nada tiene que ver con eso. El juego limpio pasa por no ofender a tu adversario, por respetarlo, y Carolina afirmó que su oponente china, en semifinales, fingía una lesión. Falso: rotura de ligamento y menisco. La continuación de sus chillidos tras la lesión deslució mucho el brillo de la medalla.

José Antonio del Pozo dijo...

En tenis, en fútbol, en baloncesto, en balonmano, etc, los gritos autoafirmativos están a la orden del día. En badminton también, cada uno juega con sus "armas" reglamentarias, y el juez vigila y sanciona las normas. Se saludan a la entrada y a la salida. Las propios deportistas orientales saludan, respetan y admiran a Carolina Marín, que a mí, me parece una extraordinaria deportista, con inmensas cualidades deportivas, con un extraordinario mérito.Gracias por su aportación, Deportista. Un cordial saludo

Deportista dijo...

No niego que Carolina disponga de inmensas cualidades para competir, pero eso no es todo. La deportividad implica, entre otras cosas, el respeto por el adversario. Los chillidos usted los interpreta como autoafirmación, pero al mismo tiempo habla de "armas", así entrecomillado, para hacer entender que, efectivamente, hay algo más: no van dirigidos a acariciar los tímpanos, ciertamente se encuentran a años luz de la eufonía.
"Los propios deportistas orientales... respetan a Carolina..."
Carolina responde:" No sé si las rivales me tienen respeto, yo desde luego a ellas no”, dijo tras ganar ...
Don José Antonio, quizá algún pero le pondremos a la zagala.

José Antonio del Pozo dijo...

De acuerdo, acepto sus argumentos, Deportista. Le ponemos algún pero a la zagala. Eppur Carolina si muove (pour moi). Gracias por sus comentarios, de veras.

Deportista dijo...

No hay nada que agradecer, don José Antonio.
Comparto muchos puntos de vista con usted. He entrado a hacer mi comentario porque en este caso discrepaba. Cuando concuerdo no entro porque, como usted bien sabe por su admirado Popper, el aumento del conocimiento depende por entero de la existencia del desacuerdo.
Saludos

José Antonio del Pozo dijo...

Amén entonces, Deportista, aunque el saber que hay alguien ahí conforta mucho a este escritor sin Nombre.
Saludos