Páginas vistas en total

miércoles, 26 de octubre de 2016

¡Bravo, Bergoglio!, que gritaba Pablo Iglesias

      


    Cuando en el Parlamento europeo el Papa Francisco desplegó su milonga antiliberal, así lo jaleó en la redes P Ig, ¡Bravo, Bergoglio, bravo!, como si del ganador de la etapa reina del Giro se tratara. Acaso ahora, de no tener que a toda costa ocultar la conexión chavista, otro tanto P Ig proclamara, a la vista de la complacencia papal con Maduro, ese déspota zampabollos, a quien tan cumplidamente en el Vaticano recibió y agasajó.
      ¿No es enternecedora esta también insólita estampa, que nos trae al recuerdo de corrido esa otra no menos escalofriante de Papa Francisco recibiendo solícito la hoz y el martillo aquellos de manos de Evo Morales, ese adán de dudosos modales? Ahí tenemos al Figura, orondo y lirondo en medio de la crisis alimentaria y de medicinas en su país, justo después de ordenar el asalto chavista al Parlamento venezolano, cerraditos los ojos y contrito, como dormidito el grotesco muñecote, el mismo que jurara el Cargo bajo las efigies de Lenin-Mao-Ho-chi-minh, ante el representante del Opio del pueblo en la Tierra, que con verdadera unción papal signa y bendice la cruz con el propio pulgar derecho sobre la frente estrecha del colosal tragaldabas.
       Del pajarito en colorines que le piaba en las noches por chavezeras, ha pasado aqueste tarugo, con el beneplácito papal, a la blanca paloma del Espíritu Santo en el Vaticano, que siendo el gavilán que él es, no deja de tener la gesta su aquel. Total, como no tiene sobre las espaldas el zampatortas ni la más millonaria corrupción, ni la más dura represión y encarcelamiento de opositores, ni la más grosera okupación totalitaria y cleptócrata del Poder, asesorado por los prodigiosos cerebritos de los Líderes Podemos, pula y limpie y dignifique esa frente, Santidad, diga Ud que sí, bravo, Bergoglio, bravo.
       

      
¿BUSCAS UN BUEN LIBRO PARA ESTE OTOÑO? LO TENGO: VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Se equivoca. Esa imagen no se corresponde con la visita. La imagen es de una visita anterior del 2013.

Es lo mismo, dirá vd. No es lo mismo si tenemos en cuenta que Maduro llegó al poder el 19 de abril de 2013.

José Antonio del Pozo dijo...

Cierto, la imagen es de 2013, pero hasta donde yo sé, ya era Maduro Presidente de Venezuela. Y me parece que ese dato no altera mucho el fondo del artículo. Gracias por su apunte, Anónimo.

Anónimo dijo...

Hombre sir, alterar si altera.

A Obama le dieron el Nóbel de la Paz y llevaba cuatro días en el cargo: el noruego comité le concedió el beneficio de la duda, aunque dada la cantidad de bombardeos que, posteriormente llevó a cabo, normal hubiera sido que le solicitase el reintegro.

Maduro ya se veía de venir al km. Pero llevaba poco de ejerciente, y siendo muy bien pensado podríamos afirmar que el Papa trataba de que enderezase su presumible futuro rumbo, antes que el chófer de autobuses condujese al país a la situación, prebélica, en la que casi se encuentra.

José Antonio del Pozo dijo...

Hmmm, no creo que altere demasiado el sentido, el Papa lo recibió y lo "legitimó" de nuevo ahora, cuando se conocen de sobra los métodos "maduros".

Anónimo dijo...

No digo que no, es cuestión de interpretaciones.

Me viene a la mente aquella foto, cuando el Papa recibió a Obama. Estaba el presidente useño con una sonrisa que no le cabía en la boca. En cambio, Francisco, tenía un gesto ostensiblemente serio. Si lo hubieran pesado, igual sale una tonelada de seriedad contra yankee, por las funestas políticas liberticidas, que el primer presidente de color de USA se gastaba.

Aquel recibimiento a Obama se podría decir, si los medios LO HUBIERAN QUERIDO VER ASI, que deslegitimaron al engreído presidente.

Ahora igual. Que no haya fotos del encuentro, podría entenderse, si así quisieran hacerlo las altavocías de la opinión pública, que es una manera de deslegitimarlo.

José Antonio del Pozo dijo...

Cuestión de interpretación, desde luego. Gracias

Anónimo dijo...

A vd., por su extraordinario y siempre lúcido blog.