Páginas vistas en total

viernes, 14 de octubre de 2016

Qué hay detrás del Nobel a Bob Dylan

   


      
   Con todo el respeto y la consideración del mundo a los compositores y letristas, y al propio Bob Dylan, algunas de cuyas canciones -y aislados chispazos líricos en las mismas- amo, como te digo una co, te digo la o, lo que el estelar premio de la Academia Sueca refleja, a mi juicio, es sobre todo el creciente desprecio social –enarbolado ahora en lo más alto por toda una señera Institución de la Aldea Global, una de esas ante cuyas sentencias el mundo entero gira la cabeza-  al libro/libro –que ahora nadie se sentirá empujado a conseguir- de que hablábamos ayer. Es al hombre sin libros, esa falta de atributo, lo que el Nobel de Literatura ahora superpremia. Ese ninguneo al libro/libro (Dylan tiene firmados dos, de mínima densidad literaria) es el regresivo cambio de los tiempos, la respuesta que a la cara nos trajo el viento, my friend Bob.
      Se revelan también así, creo, el desquicie del sentido, la broma perpetua y el desenvuelto revoltijo de todas las categorías de la sinsustancia y de la levedad del ser, tan propias de la histérica posmodernidad, que a ningún criterio que no sea el del más gaseoso capricho se atiene. Hoy puede ser el Nobel de Literatura a Dylan y mañana a Tápies, o a Tarantino,  why not? La propia Academia Sueca venía con sus fallos, tan tremebundos como estupefacientes en tantos otros apartados,  dando ya muestras sobradas de muy genuinas gansadas. Si Woody Allen, ¡cuando le dieron un Oscar!, prefirió quedarse con su banda tocando el clarinete, qué ocasión que ni pintada para que Dylan, si es que de genial algo en él queda, aprovechara este sueco malentendido para mandar a estos Señores Académicos a Parla a … a eso mismo.      


¿BUSCAS UN BUEN LIBRO PARA ESTE OTOÑO? LO TENGO: VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso.
MI OTRO LIBRO ES:
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS (10 E por correo ordinario): Armando, un hombre desolado, con la sensibilidad en carne viva, al que pone su mujer de patitas en la calle -pues ha encontrado ella otro más alto, más guapo, más fuerte que él- y que necesita ahora re-armarse, hallar su lugar en el mundo. Su malaventura, sus buenaventuras también, su divertida peripecia sentimental. ¿Hallará su lugar al sol?
154 pgs de… HUMOR, AMORÍOS, ILUSIONES Y ESPERANZAS
LOS DOS LIBROS POR 22 EUROS EN CORREO CERTIFICADO, ENVÍO INCLUIDO.

8 comentarios:

pat.mm dijo...

Desafortunadamente, Jose Antonio...Estoy de acuerdo contigo.

José Antonio del Pozo dijo...

Gracias, pat.mm.

Elena dijo...

Nunca fui de Dylan, no conozco nada más que un par de canciones... de oídas, y no sé inglés. Pero a raíz del premio he sentido curiosidad por saber de sus versos y he puesto atención a las traducciones. Ay madre, juro que lo he intentado, otra vez, y otra, y una más, pero no veo la poesía por ninguna parte. Quizá culpa mía que andaba con el alma cerrada en el momento o quizá sea una mala traducción. O quizá sea que no se cumple la teoría de un lector muy allegado a mí que se resume así: "en Literatura la palabra se sostiene sola, no necesita nada más, ni acordes, ni guitarra, ni pentagrama..., porque si para serlo necesita algún tipo de agarre es otra cosa, quizá una bonita canción".

Un cordial saludo.

José Antonio del Pozo dijo...

Estupenda aportación, Elena. Coincido en buena parte de lo que apuntas. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Esto del nobel es ta de cachondeo...

José Antonio del Pozo dijo...

Eso parece, sí

E dijo...

Muy buenas noches escritor.

Unos segundos después de conocer la noticia me pregunté: ¿ Y ahora qué hacemos?

Luego me lo pienso mejor y me digo que todo va como unido, un despropósito detrás de otro en la degeneración histórica que vivimos.
Lo junto todo, desde el Nobel a Santos ( el tipo , cuando menos, preguntó y no se escondió, no como otros ), la hamletiana dilación del partido con tantos, taaaantos, años de historia ( y qué historia), la tibieza de la prensa escrita ( lo de tibios es por ahorrarme el palabro), las TVs sofronizantes, los lodos de las zetapéicas políticas educativas , etc largo, tendido y abrumador...bueno pues lo junto todo, como digo y me acuerdo de esas bolas de plastilina de color indefinible que llevábamos en el bolsillo después de “plástica" y que ya no servía para nada salvo para fastidiar una colada. Y digo: “ Buahh...estos suecos se han bebido el Millenium, se les ha ido la olla, demasiada exposición al Norte, demasiada socialdemocracia llevada al límite...los socialdemócratas no hacen más que melonadas, melonadas...y gordas"

Confieso que no me gusta BD ni me gustará. Me pasa lo mismo con muchos mitos del arte post moderno ( no te hago la lista que es larga), pero me hace mucha gracia que en los 60 se hiciera el intelectual con aquello de “ Things are achanging " y luego renunciara él mismo a ser un mito con “ Things have changed" ( con un Oscar y un Globo de oro y todo), no tiene más recorrido . Eso sí, se está riendo tanto que no puede ni presentarse en público.

Y a la sombra del Nobel en flor, llega el Boss y presenta su nuevo libro y dice lo que dice: que lo que está pasando en EEUU asusta mucho. Bueno, venga, que sí. Tampoco me gusta el Boss.

El Planeta apolítico me va a esperar sentada . Aquí me quedo “resistiendo íntimamente" todo lo que puedo. Siempre a contracorriente .

Buenas noches.

E

José Antonio del Pozo dijo...

Gracias, E, por tus líneas: los de los Nobel es que son de por sí, propensos a las gansadas, ésta es una más. Se han bebido el Millenium, jejejé, sí. Gracias por quedarte, a contracorriente siempre, claro. Buen día, E