Páginas vistas en total

viernes, 17 de febrero de 2017

Por qué mi avatar de Bécquer

     



   Bien pensado no se trata de una bonita historia, más bien lo es triste, aunque sí aleccionadora, creo. Una vez se la conté a una amiga por privado, y a distancia pude olerme la decepción en su ánimo, pues acaso esperara ella la narración de un turbulento y fascinante lance sentimental tras el que el avatar de Bécquer fuera la máscara que ocultara un idilio tan desaforado como inconveniente. Nada de eso. Cuando hace seis años empecé a disponer mis creaciones y comentarios en las redes sociales, por supuesto, ponía, al lado de las mismas, la imagen del anodino careto en que consisto. Mi insignificante rostro, vamos. Un buen día, dicho mejor, un día regular, o mejor aún, en dos ocasiones, pues fueron dos las veces y los días, provenientes de diferentes anónimos, recibí un PAR de bien expresas AMENAZAS DE MUERTE. Te quedas a cuadros, claro. Creo que hasta mi desvaída imagen en la foto, por influjo de la impresión, pasó de anodina a pasmada. Qué he hecho yo para..., pensé.

   Un buen amigo me dijo: piensa que en internet no sabes en realidad con quién estás hablando, estos son dos chorras, seguro, pero, nuestro país es como es, hay mucho violento, por qué no das un paso atrás y adoptas, como medida de precaución, un avatar. Se dice también en internet que el avatar es el ESPEJO del ALMA, fíjate, y suele al menos ser verdad que muchos que soportan un avatar espeluznante es que… siniestros tipos en realidad son. Bueno, le hice caso, me topé con Bécquer, escritor al que, sin ser especialista en él, admiro, con su famoso retrato, tan portentoso que pasó a los billetes, obra de su hermano, y allá que me lo planté. Y luego, pasadas unas semanas, sin señales ya de hirsutos amenazantes en la costa, seguí pensando… en realidad qué ganan el tipo de escritos que yo hago con mi jeto de mochuelo descarriado encima, y por el contrario, todo el misterio y la invocación a la fantasía y a la imaginación que busco yo en quienes me lean, son más propicios de conseguirse, creo, con el idealizado retrato de Bécquer a la vera de mis escritos. Y ya sabemos que cuando se acostumbra uno a un ropaje con el que se encuentra a gusto, le coge cariño y le cuesta desprenderse del mismo. Hasta que me vea por dentro como un señor muy mayor ya y el canónico del grandioso Unamuno tome. Siempre, claro, que la inspiración y mis amigos me acompañen. Y sólo por eso este Bécquer, mon amis.   

SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO TENGO:
“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

2 comentarios:

Chicuelina dijo...

A mí me encanta!!!!!
Como dicen algunos: desde "mochuela" me enamoró Bécquer!!!! ❤

José Antonio del Pozo dijo...

Jejejejé. Me alegro así sea. Gracias, Chicuelina