Páginas vistas en total

jueves, 5 de septiembre de 2013

Llanto por Carmen Chacón



    Pensaba poner a caer de un Maduro a Carmen Chacón por su espantá de un año entre la gusanera de Miami. Tanto presumir de que en vez de nanas le cantaban de niña a ella “desde el Himno de Riego, pasando por A las Barricadas, siguiendo por la Internacional”(http://elblogdejoseantoniodelpozo.blogspot.com.es/2011/11/nanas-de-chacon.html) para acabar la Esperanza de la Izquierda socialista, a lo Lola Flores, largándose a hacer las mayamis cuando tiene aquí casi todo el pescado ya vendido.
      
  Y que sí, que mucho aborrecer de boquilla la Progresía el Capitalismo genocida y los yanquis parafascistas… pero en cuanto pueden para allá que se van. Bibi, Pajín, Chacón y otr@s progres del montón, sí, como el mismo Almodóvar, que parece que las hubiera prefigurado entonces a todas.
       
  Disfrutan pintándote a los EE UU como una selva desalmada, llena de gentes psicópatas, racistas y armados hasta los dientes, una jungla darwinista e implacable en la que no hay sanidad pública ni Estado del Bienestar, en la que sólo se da la explotación del hombre por un puñado de plutócratas… y a la mínima allá que se plantan. Menudo exiemplo que dan. Y a ellos qué más les da.
       
   Y sin embargo, caro lector, este bloggero, por faccioso que sea, tiene su corazoncito. Tiene el blog razones que la propia razón desconoce. Yo aprendí en Umbral que a las musas hay que seguirles los pasos, para que el propio blog no pierda sus puntos de anclaje. Será ahora más difícil. Entonces, cómo no, me invade cierta tristeza por la marcha de Carmen, qué quieres que te diga. Entre ella y yo pasó lo que pasó (http://elblogdejoseantoniodelpozo.blogspot.com.es/2013/03/las-horas-durante-las-que-carmen-chacon.html) y, lo sabemos,  del roce, aún fugacísimo como ese, aquel breve espacio de tiempo en el que nada menos que ELLA vivió siguiendo la nada con ínfulas en que consisto,  brota el cariño.

     
   Me apena que ella se vaya así. Y más aún me gana la amargura al escuchar de sus mismos labios que en Miami  “espera interactuar con profesores y alumnos de muchas maneras”. Carmen, por qué entonces dejaste de interactuar conmigo. Carmen, ¿es que siendo yo poetastro  tengo menos galardón? Carmen, por qué te vas, no ves que todas las promesas de mi tuiter se irán contigo, por qué te vas. Y eso, lector, que soy hoy triste. 



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

6 comentarios:

Chafachorras dijo...

Ya se va Carmen Chacón.
Ya se va la capitana.
Ya está "la PSOE" catalana
sin rumbo ni dirección.
Ya no queda salvación.
Ya no existe alternativa.
Ya sale huyendo furtiva.
Ya el porvenir se le acaba.
Ya se queda Rub-Al-Kaabah
con sonrisa vengativa.

Y mientras tanto ¿Qué hacen
los huérfanos progresistas?
¿Qué dicen los socialistas?
¿Dónde moran? ¿Dónde pacen?
¿Es que todos se complacen
con esta cobarde huida...?
Están viendo que, vencida,
ya por fin, Carmen Chacón,
se queda libre un sillón
con nómina bien surtida.

José Antonio del Pozo dijo...

-don Chafa, es Ud todo un artista. Muchas gracias

Esther Videgain dijo...

Como siempre, me quito el sombrero a tu artículo escrito. Escribes fenomenal, con mucha inteligencia narrativa.

Esther Videgain dijo...

Como siempre, me quito el sombrero a tu artículo escrito. Escribes fenomenal, con mucha inteligencia narrativa.

A dijo...

Bueno. Era de cajón que nos la iban a mandar de vuelta. No me puse triste ni nada de nada. Un descanso para los oídos no tener que escuchar sus parrafadas presuntuosas sin enjundia ni argumentos, con esa voz engolada y ese gesto malencarado, ese aire de “ no hay otra como yo " ... En fin, J. A. esto de tus musas de la política no deja de asombrarme.
A

José Antonio del Pozo dijo...

Ya, pero lo escribo en clave irónica, A.