Páginas vistas en total

domingo, 29 de noviembre de 2015

Cuidado va a estallar la Tercera Guerra Mundial

     


   Eso cantaba Sabina visionario en su legendario tema de 1984, no sé si alarmado porque los alemanes democráticos empezaban a echar abajo, después de décadas de ser asesinados delante de él, el infame Muro de Berlín, que muchos de aquí dijeron entonces a mi plin.
     A poco más de cien años de la Primera gran Guerra estamos. Y, hoy como ayer Sarajevo, he ahí Siria, a dos pasos nuestros, el atiborrado campo minado en el que lentamente va cebándose la espoleta de los más poderosos intereses cruzados que a todos afectan, de inquinas históricas, de progresiva acumulación de fuerzas y de provocaciones, de bandos enfrentados, de Líderes Guerreros, de europas ineficaces y norteamericanos aislacionistas, de fuerzas históricas en expansión y en retroceso otras, que pueden desencadenar la Tercera, misterio de los números, un siglo  después.
     El derribo de un caza ruso por los turcos, que parecen jugar a dos bandos, supone una escalada importante que bordea ya el precipicio de la conflagración, que tendrá consecuencias –así lo ha anunciado Putin- y que no se ve claro quién podrá detener o encauzar. Y elegir además entre Putin y Erdogan es elegir entre la peste o el tifus. Me inclino a pensar que la réplica putiniana –enfangado también en la represión de sus ucranias varias-, y en general las confrontaciones que de todas partes vienen no adoptarán la forma de guerra convencional, sino que, clonando la dinámica propia de las fuerzas emergentes, se encubrirán bajo la forma de atentados terroristas, reivindicados o no. Siempre utilizaron los Estados los servicios secretos y sus acciones encubiertas, pero ahora, bajo la guerra asimétrica que los feroces terrorismos rampantes propugnan, pasarán a ser los mayoritarios y habituales.

   Los terribles atentados terroristas indistintos y en totum revolutum pasarán a ser más aún, me temo, orden y desorden del día, quizás como forma encubierta de la Tercera Guerra Mundial que cantaban Sabina y compañía del NO A LA GUERRA, a quienes la de Hollande mucho les conmueve y agita, pero la de Putin o la de la Yihad ni el tupé les inmuta, pues siguen ellos con el mismo champú rayado de que la culpa de todo la tienen Aznar y Bush. Bueno, claro, y Franco.






  
   Noviembre vuela, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. 

Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros.)
Pedirle su libro a un escritor humilde al que sigues es sobre todo un acto de sensibilidad y de nobleza incontestables.
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

3 comentarios:

Antonio dijo...

¿En 2017 se cumplen cien años de la Gran Guerra? Claro, y en 2015, 2016, 2018, cuando terminó, y hasta en 2014, ya que estalló en el verano de 1914. Conviene asegurarse antes de hacer ciertas afirmaciones. Más que nada para no meter la "gamba".

José Antonio del Pozo dijo...

Estimado Antonio: reconocido y enmendado el yerro. Muchísimas gracias por su exquisita atención y amabilidad. Un abrazo. Gracias

José Antonio del Pozo dijo...

Son, ejem ejem, los problemas del directo, ya tú sabes, lector