Páginas vistas en total

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Grandes Actores, grandes políticos: el problema

   


   El aliciente de ser actor, supongo, además de dar cauce sobre el cuerpo propio al impulso de expresividad que lleva uno dentro, debe hallarse también en la fabulosa experiencia vital que ha de ser eso, el vivir de forma intensa y a veces sublime muchas y muy diferentes vidas, es decir, paladear uno mismo la multiciplidad potencial del ser, más allá del escueto rol que la existencia casi le impone y le restringe al ciudadano normal. Poder así ser durante una temporada un santo, luego un truhán, más tarde un idealista puro, mañana un rockero maldito, un aventurero indómito, en fin. Viven desde dentro, en toda su riqueza cualitativa, en toda su exaltación, muchas más vidas que tú y que yo, jugadores de unas solas y casi siempre mediocres cartas. No digamos ya aquellos socialmente considerados como GRANDES ACTORES, envenenados además con la letal droga del aplauso y la veneración pública.
     El inconveniente y el problema bien jodido para ellos ha de ser, supongo, la vida cotidiana, la suya propia. Con tantas dotes interpretativas sobre sí, con tantos recursos gestuales a su alcance, con tan descomunales resortes de fingimiento y de "actuación", ¿cómo van sus íntimos a creerse nada de ellos?, ¿cómo convencerse de la limpia sinceridad de sus declaraciones de amor o de rabia, de confianza o de amistad?, ¿cómo saber cuándo actúan y cuando no?, cómo no pensar que sin ellos mismos quererlo les devoran su natural tendencia al histrionismo, es decir, a la impostura.

    Así también los Políticos, claro, que siempre han sido un mucho actores, pues es lo específico suyo, más que las realizaciones y logros concretos, que se pierden entre la melé de ruido y furia en que la Política consiste, el saber “venderlas”, esto es, interpretarlas y comunicarlas con convicción y expresividad. Y si hasta ahora los Políticos “actuaban” sólo como políticos, limitados a un concreto personaje, son ahora cada vez más actores totales, y así les vemos cantar, bailar, saltar, abrazar, dar pésames, contar chistes, tirarse en paracaídas, meterse en un bólido de carreras, acudir a programas de la telebasura, besarle la calva a un bailarín… en fin, sobreactuando siempre, tratando desesperadamente de resultarnos creíbles, próximos, cercanos y tal y tal. Obsérvalo, por cierto: nunca les verás enfrascados en un libro/libro. Esa imagen, síntoma de la regresión cultural que vivimos y del homo gañanis prototípico de las Sociedades de la Telebasura, no vende; al contrario, establece una barrera de presunción de superioridad sobre el ciudadano normal: perjudica.




   ¿Te gustaría leer y tener mi libro?
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS
154 pgs de humor, sensualidad, aventuras e ilusiones.
Personalmente dedicadas. Puedes pedírmelas aquí, o en 
josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. En España: 10 E por correo ordinario, 15 E por correo certificado.

No hay comentarios: