Páginas vistas en total

martes, 17 de noviembre de 2015

¿Y ninguno de estos psicópatas que se inmolan se preguntan esto?

   


   Convierten a delincuentes, drogotas y raperos macarras occidentalizados en feroces máquinas de matar a mayor gloria de la Yihad. Les hacen creerse una purísima mezcla de héroes y de mártires, invirtiendo como perfectos totalitarios con palabras falsas la desnuda realidad: ni lo uno ni lo otro. Lo esencial del furor psicópata de los yihadistas de París no es jugarse la vida contra una instalación del Ejército francés repleta de militares o de Gobernantes, no: ametrallan a placer a ciudadanos de todas las clases desarmados y desprevenidos que bailan en un concierto de rock o acuden a un estadio o a la terraza de un bar, símbolos por excelencia de una existencia civilizada.
   Les ametrallan a traición, matándolos o dejándolos para siempre mutilados, sahumando encima su Terror criminal con una prédica previa falsa que en todo caso cabría dirigir contra Militares o Gobernantes, hacemos lo que vosotros hacéis en Siria. Algunos luego huyen, algunos cuando se ven perdidos van y se inmolan, arrastrando con su propia muerte la de unos cuantos inocentes más.
     Dicen los expertos del yihadismo para explicar el éxito de los devotos cerebros islamistas captando yihadistas en Occidente: claro, es que les otorgan un sentido de pertenencia, les hacen sentirse fuertes y dignos, les confieren unos valores a los que aferrarse. Y cómo es posible entonces que a ninguno de esos feroces rebanapescuezos, tan fuertes y dignos en su nueva y piadosa vida, le haya dado por girar la cabeza contra esos siniestros gurús que como arcilla les moldean, hasta hacer de ellos despiadadas máquinas de matar y de matarse, y simplemente formularles esta cuestión:
   “Oh, en el nombre de Alá también te digo mi Imán, si después de nuestra gesta nos esperan el Paraíso y los ríos de miel de una existencia dichosa y sin final en la que una legión de hermosísimas huríes nos lamerán con todas las artes imaginables el cipote de nuestros atributos… por qué entonces no vas y haces la gesta tú, por qué contra ellos me arrojas y te escondes luego tú, pedazo de Iman, dime”.
      

        

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS  
   A Armando, un cuarentón de clase media, un buen día su mujer le señala la puerta de salida de casa. Ella ha encontrado a otro más alto, más fuerte y más guapo que él. “Aprende a quererte y los demás te querrán”, le sentencia. Descubre entonces Armando, de golpe, su minusvalía emocional: un paria en la tierra de los afectos. Ha de salir y abrirse al mundo. A un mundo que, por temperamento, le es ancho y ajeno. Cómo superar su desconcierto, cómo sobrellevar esa zozobra, cómo suturar la herida… Cómo aprender a re-armarse como persona. En las asombrosas peripecias humorísticas, librescas y sentimentales que le suceden -discotecas dudosas, fatales mujeres, rollizas peluqueras, un sofá misterioso y abrazador, un cartel de Comisiones, un buzón en el que ya no figura tu nombre, la dentadura perfecta de Burt Lancaster, el fiasco de una noche de verano, una chinita que hace como que toca el violonchelo en el metro, una niña que juega en el patio a la rayuela mientras otro niño la observa tras las cortinas y un tercero enchufa triples como un descosido, una tía y su sobrino en la sagrada edad de la iniciación erótica de éste, Nocheviejas agridulces, risas y humo, ginebra y música, un amigo fiel, una mujer solitaria, otra mujer bella y propagandista, los malentendidos en que consiste a veces la existencia, alguien del pasado que reaparece para bien y para mal, un héroe local, el lío de un sms enviado por error, unas navidades tristes, una Venecia imaginaria, un vikingo fenomenal, la memoria de la emigración, un juego de dardos al límite, un padre y un hijo paseantes y ofuscados, un ascensor y una comunidad de vecinos estrafalarios, un cumpleaños insólito cantando a lo Sabina entre polacos…- en ese cúmulo de emocionantes encuentros y desencuentros… ¿hallará siquiera a medias Armando su lugar al sol?
10 euros por correo ordinario en España. Personalmente dedicadas. Pídelas en  josemp1961@yahoo.es

No hay comentarios: