Páginas vistas en total

lunes, 9 de noviembre de 2015

Las redes nos hacen Grandes Actores

   


   Con el cine, con la generalización del primer plano a toda pantalla, viene a ser la calidad de los microgestos faciales la verdadera moneda que descubre la valía de un actor: cómo con sólo un movimiento mínimo de los ojos, de la boca, de las cejas o la lengua, expresar mejor el total desvalimiento, el arrobado idilio o la más completa angustia, en fin, el complejo universo de los sentimientos. Los actores modernos, si te fijas, ya raramente “actúan” con todo el cuerpo, concentrando su pericia y su arte en esos simples atisbos sobre el rostro.

   Pues bien, si lo observas, la generalización y la yuxtaposición de teléfonos móviles y redes sociales también han hecho de todos nosotros eso, grandes actores de los microgestos. Lo ves en las paradas del autobús, en la cola de la panadería, en medio de la gestión en un banco o en el médico, durante un atasco, en el mismo paseo o trabajo: mientras el resto del cuerpo desempeña otra función, en los rostros de las personas estallan, según el guión o la pauta que marquen el Facebook, o el Twitter, o el Whatsap del día (con avidez de arúspices consultados, como si en ellos viéramos la señal de nuestro Ser y de nuestro Destino) esos primorosos asomos de ira, de esperanza, de ilusión o de hastío, en fin, conatos de sonrisas o de lágrimas. Las redes y los smartphones han hecho de todos nosotros consumadísimos actores, sí. Algo es algo.







LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS  
   A Armando, un cuarentón de clase media, un buen día su mujer le señala la puerta de salida de casa. Ella ha encontrado a otro más alto, más fuerte y más guapo que él. “Aprende a quererte y los demás te querrán”, le sentencia. Descubre entonces Armando, de golpe, su minusvalía emocional: un paria en la tierra de los afectos. Ha de salir y abrirse al mundo. A un mundo que, por temperamento, le es ancho y ajeno. Cómo superar su desconcierto, cómo sobrellevar esa zozobra, cómo suturar la herida… Cómo aprender a re-armarse como persona. En las asombrosas peripecias humorísticas, librescas y sentimentales que le suceden -discotecas dudosas, fatales mujeres, rollizas peluqueras, un sofá misterioso y abrazador, un cartel de Comisiones, un buzón en el que ya no figura tu nombre, la dentadura perfecta de Burt Lancaster, el fiasco de una noche de verano, una chinita que hace como que toca el violonchelo en el metro, una niña que juega en el patio a la rayuela mientras otro niño la observa tras las cortinas y un tercero enchufa triples como un descosido, una tía y su sobrino en la sagrada edad de la iniciación erótica de éste, Nocheviejas agridulces, risas y humo, ginebra y música, un amigo fiel, una mujer solitaria, otra mujer bella y propagandista, los malentendidos en que consiste a veces la existencia, alguien del pasado que reaparece para bien y para mal, un héroe local, el lío de un sms enviado por error, unas navidades tristes, una Venecia imaginaria, un vikingo fenomenal, la memoria de la emigración, un juego de dardos al límite, un padre y un hijo paseantes y ofuscados, un ascensor y una comunidad de vecinos estrafalarios, un cumpleaños insólito cantando a lo Sabina entre polacos…- en ese cúmulo de emocionantes encuentros y desencuentros… ¿hallará siquiera a medias Armando su lugar al sol?
10 euros por correo ordinario en España. Personalmente dedicadas. Pídelas en  josemp1961@yahoo.es

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sí consumados y consumidos por tanta tontería y perdida de tiempo por estar a todas horas hablando de la mas perfecta superficialidad entorno a la más sublime banalidad.

En todo caso, un mono con un sonajero puede resultar más expresivo que muchos guaseando sobre benzemá o rossi.

misael