Páginas vistas en total

sábado, 14 de noviembre de 2015

París era una masacre



   

   La Yihad , a cada nueva oleada más atravesada de brutalidad, más que objetivos militares, ataca y arrasa una vez más la vida misma en su más ciudadana y cotidiana expresión: en un estadio, en un bar, en una discoteca, personas desarmadas y desprevenidas divirtiéndose, aburriéndose, anhelando o suspirando, simplemente viviendo. Como si la Yihad odiara la alegría, como si sobre todo lo que odiara la Yihad fuera la misma vida. No sabemos si Alá será grande, pero de sobra sabemos, para el que no quiera taparse los ojos, los oídos y el cerebro, que los yihadistas son nuestros terribles enemigos. Y que ellos son, con su odio puro y duro, los que nos arrojan a la terrible tesitura: o ellos, o nosotros.   





   ¿Te gustaría leer y tener mi libro?
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS
154 pgs de humor, sensualidad, aventuras e ilusiones.
Personalmente dedicadas. Puedes pedírmelas aquí, o en 
josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. En España: 10 E por correo ordinario, 15 E por correo certificado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

yihadistas... menudo eufemismo para hablar de los musulmanes observantes del coran que solo hacen profundizar en las enseñanzas de mahoma.¿ Acaso no se ha expandido siempre el islam con cimitarra en mano ? ¿Alguien cree que el islam tiene los mismos métodos de proselitismo que los mormones,de dos en dos ?

misael