Páginas vistas en total

martes, 26 de agosto de 2014

No entienden la importancia de las redes sociales

  


    ¿Por qué a menudo los mejores comentaristas de derechas no calibran bien la trascendencia de las redes sociales para conformar las difusas actitudes ante la Política de los ciudadanos, especialísimamente entre quienes no la siguen más que de refilón? Ayer, Carlos Cuesta (47.000 followers) tuiteó:
   -Ada Colau propone una “lluvia de sujetadores” contra el machismo… Sin comentarios.
      Se renuncia pues a explicitar la crítica, contentándose con un brumoso sobreentendido… que a nadie no convencido convencerá. ¡Es al revés: hay que sacarle punta y jugo del todo! Hay que, ante los no avisados, explicar las razones del rechazo. Siendo yo nada, le respondí:
   -¡No! Hay que hacerlos todos: es una patochada selectiva. Ni que el Tigre de la Riva fuera Jesulín.
        
   Por supuesto Carlos Cuesta no me respondió, pero es que creo –otro dato indicativo- que él nunca responde por TW. Ada cuenta 180.000 followers. ¿Ven? El Mester de Progresía dominante –los buenos resultados electorales de los Podemos (332.000 followers) débense también en parte a una obsesiva e inteligente utilización de las redes sociales, aunque esto es aplicable asimismo a PSOE, IU, a sus respectivos orfeones mediáticos- jamás, nunca cesa en su raca-raca-raca-raca-raca-raca.
   El escrache virtual de Ada fue inmediatamente seguido por cientos, si no miles, de tuiteros, al que cada uno añadía su guinda. Se crean así duraderos lazos afectivos internos, sensación de comunidad propia, se proyecta una imagen dinámica hacia el exterior. Saben que las redes sociales son una maquinaria utilísima para crear opinión, actitudes, ideología… para inapreciablemente “moldear” las almas… sobre todo entre los apolíticos, y lograr así que los ciudadanos sigan saliendo instintiva, sana y espontáneamente progresistas.
     
  Pongamos otro reciente ejemplo. El sábado pasado, Ramón Cotarelo, (11.700 followers) ahora una desquiciada sombra neofilocomunista del brillante analista socialdemócrata proOtan que durante el felipismo fué, tuiteó:
     -“El que va a cambiar la ley electoral por decreto porque no le gusta pide a los catalanes que se atengan a la ley, aunque no les guste”.
      Es una gansada impresionante, impropia del fino intelectual que él fue, ¿no? Cualquier cambio en la ley electoral –ésta de ahora parece sólo una torpe treta de Rajoy para meterle presión a Pedro Sánchez- ha de ser aprobada por el Parlamento, sede de la soberanía nacional. ¿Qué tendrá que ver con un referéndum ilegal y separatista que precisamente busca privarnos al conjunto de los españoles del derecho a decidir? Resulta desde luego incomparable una tesitura y la otra, así como ese grotesco maniqueísmo entre la decisión de Uno frente a la voluntad general de los “catalanes”. Pues tan tosco tuit llevaba encima sólo un día después ¡883 Retuits! Ahora mismo este mediocre tuit va ya por más de 1.100 RTs.
     Siendo uno menos que nada, me atreví a contradecirle:
   -883 RTs a esta melonada? Esto es Hollywood.
Me respondió una amable tuitera, seguidora de ambos dos, aunque, ay,  más de Cotarelo, me temo:
    -claro, para ti es una melonada porque no te gusta el tuit
Y yo:
    -bueno, sí, claro. Leo a Cotarelo… y no lo reconozco, me parece, con todos los respetos, un fake.
 Pues, fíjate, horas después, el propio Cotarelo –anota la deferencia y la diferencia- me contestó bienhumorado:
    -¡Caramba! Compleja situación: fake de uno mismo. A lo mejor ha dado usted con el misterio del alma.
Cuando lo leí, esto yo le respondí:
    -¿el misterio del alma? Eso sólo está al alcance de un pensador progresista y materialista. Gracias por responderme.

    
   Hasta hoy, at the moment. A menudo, lector, somos anónimos no izquierdistas quienes, a solas y sin reconocimiento alguno, hemos de defender los principios y valores propios liberales, mientras los principales cargos orgánicos e intelectuales de la Derecha passan ampliamente de las redes sociales, concediendo así al adversario esa estratégica posición. 





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Chela dijo...

En los tiempos actuales los políticos no deben ignorar las redes sociales sino todo lo contrario, han de tomar parte activa en ellas y combatir en el mundo de las ideas y actuaciones que afectan a las tendencias y comportamiento de los diferentes grupos de la sociedad, no hacerlo así supone dejar el campo libre al contrario. Luego tendrán que atenerse a las consecuencias y, lo más seguro, lamentarlo.
Un cordial saludo.

Andrónico L dijo...

Si solo fuera las redes sociales.... La desidia es generalizada: no hay más q ver como su vagancia a la hora de preparar los debates ha encumbrado al telepredicador y ese especimen tan increíble como Monedero